, , ,

MEDITACIÓN CON FLORES SOBRE LA CORONA DE ADVIENTO.

img_5335

MEDITACIÓN CON FLORES CON LA CORONA DE ADVIENTO.

El adviento, el camino, la preparación de la navidad

MERRY CHRISTMAS

escanear-3-copia

 En estos días de finales de noviembre comenzamos a pensar en la navidad. Y como en muchas otras cosas de la vida, como las fiestas o los cumpleaños, los preparativos suelen ser los momentos mas interesantes, sobre todo porque sentimos que ese acontecimiento está aun por estrenar. Que tenemos aun tiempo para organizarlo todo, diseñando nuevas cosas, realizando pequeños trabajos, para hacerlo mucho mejor, diferente, inolvidable.

En la navidad, ese tiempo de preparativos se llama adviento. Siempre que digo esta palabra, Adviento, sin querer siento como ese “ viento” comienza a correr y soplar sobre mi. Ad … viento,… parece decir,… ven,… viento,… aunque etimológicamente significa venida. Un viento que viene, parece este año decir. Un viento que cada año me lleva a preparar los diseños de muchos arreglos, coronas de adviento, árboles de navidad, portales de belén, decoraciones para mesas, escaparates, reuniones,… Un viento que interiormente es aun mas fuerte y empuja mi trabajo hacia otro lugar, a otro bosque, a otro portal. Me lleva lejos de lo exterior de estas fiestas porque lo que realmente quiero es llenarme del espíritu de la navidad, del auténtico, para llenar todo mi trabajo de algo cercano a la verdad que siento en mi corazón.

 

img_5330

Posiblemente si me pongo a meditar sobre todo esto, llego de manera irremediable al sentimiento de vacío que tantos años he tenido al terminar las fiestas navideñas, cuando la carrera de decoraciones, compras, recetas de cocina, comilonas, me dejaban hecha polvo. Como si mas que un vientecillo, hubiera pasado por mi vida un huracán. Quitaba las decoraciones de navidad tan rápido, porque me sentía como con un verdadero empacho de tanto lio.

 

Decimos adviento, y si paramos un poco, y buscamos un lugar tranquilo, hacemos silencio interior un ratito, el viento se levanta y mas que arrollarnos, nos envuelve cariñosamente como una niebla, como una sombra. Allí, cerrando los ojos, pedimos volver al verdadero escenario de todo, al origen de la historia mas bonita de la humanidad. El viento entonces nos lleva hasta ese lugar en el que una joven mujer, se encuentra con un regalo increíble, el anuncio de su maternidad.

img_5410

 

Abro así el texto que me va a contar lo que pasó y que con su mágico poder me va a llevar allí en un momento, el Evangelio de san Lucas 1, 26-38.

Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María.

Y entrando, le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo». Ella se turbó por estas palabras, y se preguntaba qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en tu vientre y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. El será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin».

María respondió al ángel:

«¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?»

El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios. Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y este es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque ninguna cosa es imposible para Dios».

Dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra». Y el ángel dejándola se fue.

 

 Todo comienza a levantarse con este relato. El circulo de la vida se rejuvenece con el nuevo nacimiento que se anuncia, y la esperanza descansa en la actitud de esta joven que tuvo una vida donde el silencio para oír lo que el Señor quería de ella , posibilitó que lo oyera. Silencio y oración, como las primeras palabras que este viento del adviento me han dejado. Si no practico esto, si no paro un poco en mi vida, y en soledad oro, ¿ cómo voy a comprender este misterio tan grande que cambia el mundo y la esperanza?

Comencé sin querer, mientras ponía sobre la corona de moss mojada las ramitas de abeto y de acebo, a pensar en esto. Y me repetía, … debo hacer esta meditación de adviento y darle forma de corona, así en un momento de oración, y podré sentir todo lo que pasa cerca de mi.

Cuando voy trabajando las ramas de abeto, cortando su tallo en bisel para que puedan tomar agua y así hidratarse mejor, sin querer siempre me siento un poco en medio de un bosque. El olor a pino en las manos tarda días en irse, y toda habitación donde ponga la corona, se llenará del mejor de los ambientadores , la naturaleza. Así aunque esté en casa, en el taller de las flores, en la parroquia o dirigiendo un taller, puedo volver al campo y me resulta mucho mas fácil buscar dentro de mi el silencio, recordando tantos momentos de paz que en él he pasado. Abro así esta nueva estancia de mi vida, de mi recuerdo, y en ella me relajo. Los momentos en los que en la naturaleza he encontrado la paz y me he sentido en mi verdadera casa.

img_4244

Dice el ángel, “alégrate”. Es lo primero que dice, que pese a los momentos de dudas, incertidumbres, de preocupaciones, no podemos perder esa alegría, porque esa alegría es el primero de los regalos de la navidad, que se nos entrega, con el mensaje profundo de que también nosotros tenemos que regalarla a los demás que nos rodean. Regala lo que a ti te han regalado. Regala felicidad, qué es sino la navidad, una fiesta de la alegría verdadera. Con esto lo primero que vamos a hacer para tenerlo presente, es hacer una tarjetita de regalo con esta palabra escrita, para verla sobre nuestra corona y poder ponerla en práctica cada día.

El segundo de los regalos que el ángel nos lega es decirnos que esta historia de María es también la nuestra. Que el Señor estaba con ella, y que… y esto es lo que me sobrecoge tanto,… que está también conmigo. Que está con todos nosotros. Si fuéramos mas conscientes de esto, nuestra vida cambiaría al menos de color, porque en medio de los problemas, preocupaciones, disgustos, alegrías, satisfaciones,sabríamos que no estamos solos, que el Señor está siempre con nosotros. Y me avergüenzo de tantas veces que digo en voz alta,… ¡ qué sola estoy!, ¿cómo puedo decir esto, si siento y sé por la fe que no es verdad? Y voy escribiendo otra tarjetita de regalo esta vez con estas palabras “ el Señor está contigo”, mientras voy poniendo alrededor de mi corona las cintas y los lazos que vienen a simbolizar esta unión profunda de Dios con sus hijos. Lo recordaré, no, ya no voy a decir nunca qué sola estoy .

Muchos miedos nos acogotan cada día, no sabemos si vamos a poder con algo, si seremos capaces de afrontar una muerte, una enfermedad, una catástrofe, accidente. El miedo paraliza el ánimo y el espíritu. Si nos preguntaran qué regalo nos gustaría tener por navidad, diríamos que dejar de tener este miedo que paraliza. Y este es el tercer regalo que recibimos en adviento. No temas,… no temas, y cree que esto te pasa a ti. Frente al miedo, coloco en la corona las piñas, que simbolizan esa capacidad de encontrar la luz y el calor. Con piñas ya no tememos a la noche , al frío y a la soledad , que se van calentando, … porque dentro de ellas encontramos la chispa que puede prender en cualquier momento, la capacidad para dar luz y calor. Hago la tercera tarjetita y esta al escribirla parece que me va calentando por dentro,…!Oh Señor, Oh Espíritu, Oh Viento, Oh Sombra!, gracias por disipar lo oscuro y el miedo de mi corazón.

escanear-3-copia-2

 

Dice también San Lucas en este texto, que el ángel dijo a María, “ has encontrado gracia ante Dios”. Gracia, regalo, que es la presencia del Señor en el alma, infundiéndola amor, paz, sosiego y llenándola de sabiduría. Así María pudo llegar a entender profundamente lo que el ángel decía, con un predicamento que no necesitaba de teologías ni de estudios. Aceptó emocionada el regalo y nos abrió con su humildad y pureza, el camino a nosotros. Es impresionante lo que voy a decir, pero por todo esto que se nos cuenta, es así, “ en navidad, nace también Jesús en cada corazón”. Y creer esto, es una gracia del Señor, como la fe es un verdadero regalo. Pongo emocionada otra tarjetita “ Has encontrado gracia ante Dios”. Y me quedo un largo rato oyendo el eco de todo esto muy dentro. Los tambores, las panderetas parece que comienzan a tocar lentamente, de manera acompasada al ritmo de mi respiración. ¡ Oh Señor, rama de abeto que como árbol de vida te levantas en lo mas profundo de mi alma! y siento que siempre estás ahí, presente conmigo, como los abetos, que nunca pierden sus hojas. Y en una oración te digo,… ¡Oh Señor, Árbol, abeto de mi alma, quiero seguir encontrándote, recibiendo este regalo de la fe!

 

Nacerás Señor Jesús en nuestra alma esta Navidad, desde aquel anuncio que se hizo carne, “ concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús”. Así coloco otra tarjeta con letra muy lentamente, “ Nacerá en tu interior”, y al momento pongo algo cálido para este nuevo nacimiento, un pequeño nido de sisal, donde cobijarlo. Pido Señor tu ayuda y todo tu amor para construir este nido, este pequeño pesebre que te contenga, ¡oh constrúyelo Tu en mi!, y que en esto al menos sea consciente de que en mi quieres recostarte esta navidad, y el resto de los días de mi vida.

 

Todo lo que esta historia nos cuenta está lleno de magia, del verdadero encanto de la navidad. Y es este viento el que poco a poco nos va llevando. El camino está ya marcado, nuestras huellas se ven encima de la nieve, dentro del bosque donde ya sabemos que vive nuestro Señor, dentro del alma, y allí nos llegamos cerrando los ojos y abriendo el corazón. Todo esto lo vamos entendiendo de una manera especial, y parece que lo difícil es poder hablar de ello, ponerle palabras. Dice San Lucas,” El Espíritu Santo vendrá sobre ti “, y ahora siento que esto debe ser así. Ven Espíritu Santo esta navidad, y renueva la faz de la tierra. Otra tarjetita, para recordar este regalo. Con esta llamada, al hacerla desde lo hondo, abrimos la puerta para sentir su presencia, nuestra actitud de llamada es como esos cascabeles de la navidad sonando sobre la nieve, sintiéndonos en casa.

 

Y la manera de llegar este Espíritu de amor, es cubriendonos con su sombra. Así abrigó a aquella joven mujer, y así nos promete que nos va a cubrir también a nosotros, en navidad. Muchas veces me siento con frío, como desnuda. Vas avanzando por los días y actuando, tomando aquellas decisiones, que te parece que debes tomar dentro de la fe que se nos regala. Pero nos sentimos con frío, como desnudos, y anhelamos un poco de calor espiritual para continuar. Oh Señor danos esta sombra que nos cubra la desnudez. Pongo pequeñas sombras grises de musgo polar blanco, con senecios y con pequeñas ramitas de Esparraguera que he pintado de blanco. Siempre en los arreglos florales debemos poner algún elemento que nos dé esta sombra y que cree profundidades en la mirada.

 

Y María dijo “ Hágase en mi según tu palabra”. Siento que no se puede decir algo mas profundo. Anclo Señor mi vida en tu palabra y hágase. Quizá la frase mas bonita de la navidad. Disposición, apertura, sencillez, humildad y sobre todo amor agradecido y fecundo. Poder llevar esta frase por ahí, … ah, ¡si fuéramos capaces de comunicarla en su raíz!,… cambiaría el mundo. Hágase supone que siento que se va a hacer algo en mi que no depende s.cer algo en mi que no depende sciones hablilidad.i que no depende sa en tu palabra y hsparraguera que he pintado de blanco. Sieólo de mis fuerzas, mi inteligencia, mi habilidad. Dejarse hacer es una de las oraciones, mas hondas y profundas, así nos lo dice nuestra Santa , Teresa de Jesús.

 

Vuestra soy,

Para vos nací

Qué mandáis hacer de mi

 

Una corona, hecha de abetos, musgo, ramas atadas, piñas, manzanas, frutos del otoño, con velas, lazos, todo fresco y dispuesto para ayudarnos en esta aventura personal. Silencio y contemplación en medio de tanto ruido, para poder recibir tantos regalos que el Señor nos envía por sólo su amor por nosotros. Nos preparamos, porque donde va a nacer este niño de nombre Jesús, en el pesebre de nuestra alma, en nuestro propio belén. Y el viento que envuelve el momento, con toda su verdad y ternura nos dice eso de “ déjate hacer”, ya no habrá oscuridades en ti, la vela de la navidad se enciendo en medio de tanto ajetreo, en medio del dolor y de los problemas, así como en medio de la alegría, la amistad y la familia.

 

Flores rojas, que nos acompañan en este camino del adviento, que recuerdan nuestra transformación desde lo que fuimos, y que calientan con su tonalidad el ambiente de casa, de la ciudad, y de nuestro corazón.

img_5887

 

NOCHE SANTA.

Edith Stein.

Santa carmelita descalza que murió en el campo de concentración de Auschwitz en 1941.

 

Señor mío, y Dios mío,

Me has conducido por un camino largo y oscuro,

Pedregoso y duro.

 

A menudo las fuerzas me flaqueaban,

Tanto que casi no esperaba ver ya la luz.

Pero, cuando mi corazón

En el mas profundo dolor se estremecía,

Entonces, una clara y dulce estrella

Ante mi apareció.

 

Fielmente me condujo,-yo la seguí-,

Titubeando primero,

Después siempre mas segura.

Y así finalmente me encontré

Ante la puerta de la iglesia.

Se abrió,- yo pedí la admisión_,

Tu bendición me saludó

Por boca de tu sacerdote.

Una estrella tras otra se alinean en lo más íntimo.

 

Rojas flores de Navidad

Me señalan el camino hacia Ti.

Ellas te esperan en la Noche Santa.

Sin embargo, tu bondad

Deja que ellas iluminen mi camino hacia Ti.

Ellas me guían hacia delante.

El secreto, que en lo profundo del corazón

Tuve que esconder,

Puedo ahora en voz alta anunciar:

¡Creo! ¡Confieso!

Por los escalones me conduce el sacerdote

Hacia el altar:

Inclino la frente,

El agua bendecida fluye sobre mi cabeza.

 

 

¿ Es posible, Señor, que pueda nacer de nuevo

quien ya ha sobrepasado la mitad de su vida?

Tu lo has dicho y en mi se ha hecho realidad.

De una larga vida,

Cargada de culpa y sufrimiento,

Me has liberado.

 

Íntegra recibo el paño blanco

Que ponen sobre mi espalda,

¡ imagen luminosa de la pureza!

En mi mano llevo la vela.

Su llama proclama,

Que tu vida santa arde en mi.

Mi corazón se ha convertido en un pesebre

Que espera el Tuyo.

¡ No por mucho tiempo!

 

María, tu Madre que es también la mía,

Me ha dado su nombre.

A medianoche pone su hijo recién nacido

En mi, en el corazón.

¡Oh!, ningún corazón humano puede comprender

lo que Tu preparas a los que te aman.

Ahora eres mío y no te dejaré nunca.

Donde quiera que el camino de mi vida

Me conduzca,

Tu estarás a mi lado.

Nada puede apartarme ya de tu amor.

img_5889

Cuando la corona está ya terminada, y la coloco en casa, en la capilla, tengo esa profunda sensación de que es algo mas que un adorno, es un símbolo vivo de lo que estamos viviendo estos días, y su aroma, presencia, cada elemento con su simbología me van a ayudar a orar, a buscar esos momentos de silencio para dejar abierta la puerta de mi alma al gran misterio del amor que se nos entrega. Poder compartir esta experiencia con todos, es para mi un regalo, un verdadero regalo de navidad. Gracias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

,

HACER ESPALDAS

HACER ESPALDAS

img_4200

A medida que voy leyendo los textos de Santa Teresa me sorprendo cada vez mas de su actualidad y de cómo muchas de las cosas que nos cuenta y sobre las que reflexiona nos sirven hoy en día. En algunos aspectos como en la defensa de la dignidad humana y en la belleza insondable de cada ser, parece que nos sobrepasa yendo mucho mas lejos que nosotros cinco siglos después.

Y todo esto se junta en un momento en el que siento como una mala digestión producida por tantos acontecimientos del mundo que me sobrecogen. Los insultos y vejaciones de los dos candidatos a presidentes del país mas poderoso del mundo, Hilary y Donald, aconsejados por los gurús de la política internacional. Las propuestas de Trump de cerrar fronteras y de considerar a los emigrantes como virtuales delincuentes,… dejando a miles de “ espaldas mojadas” mexicanos al otro lado de un telón tan cruel como el de acero de hace sólo unas décadas. La oposición a las propuestas de la Cumbre sobre el cambio climático,…

Cuando leo y veo en la noticias las imágenes de tanto insulto y violencia verbal, no paro de pensar en aquello que de pequeña me enseñaron, la buena educación, la urbanidad, como un conjunto de normas sobre cómo debemos comportarnos en sociedad. Una manera de reaccionar ante los pequeños actos y acontecimientos de la vida que aunque tiene un marcado carácter formal es al menos la base para poder vivir entre nosotros de manera digna y respetuosa. Un principio básico de la educación que abarca no sólo el ámbito de las escuelas donde debería enseñarse, sino que se desarrolla en la calle, en un atasco de tráfico, en las gradas del Parlamento, en un ascensor, a la puerta de un supermercado.

img_8197

Teresa va mucho mas lejos que la simple manera de comportarnos, va al fondo del asunto. Si consideramos a todos los hombres en su valor, no podemos tratarlos como si fueran de otra especie. Cada uno de ellos nos aporta una visión bella y llena de colores y matices sobre lo que es la vida, haciendo de nuestro propio devenir un panorama mucho mas interesante y completo. Mirando así a los demás, no podremos cambiar de acera cuando se nos acercan, insultarlos desde una tribuna, dejar que se ahoguen en un foso al otro lado del paredón. Sobre todo porque si completan nuestra propia persona con su vida, tenemos que tender hacia ellos para poder vivir y madurar como personas. Somos en fin, seres que han nacido para vivir en relación, algo que va contra esta tendencia contemporánea al individualismo.

Al hablar de educción y cómo esta nos cambia la perspectiva de la vida, me acuerdo del famoso libro de Flaubert “ La educación sentimental”, porque su propio nombre es antagónico de lo que la novela nos cuenta. Mas que educar el espíritu, como parece indicar el termino” sentimental” el personaje principal, el joven Fréderic Moreau, se encuentra dentro de su propia historia como una piedra dentro una máquina mezcladora de cemento, una que cambia su propia persona y le hace vivir lo que nunca pensó que podría hacer, persiguiendo amores imposibles y haciendo de sus sentimientos un monte infranqueable para poder vivir con paz. Un montón de grava al lado del muro. Una obra maestra literaria en la que no deja al lector nunca al margen de la historia contada que como a trompicones avanza entre las páginas.

Y me pregunto si todo este ambiente cargado de toxicidad dialéctica no va a funcionar con nosotros como esto que nos cuenta Flaubert. Si no vamos a cambiar tanto que sintamos que nuestra vida ya no depende de nosotros, que lo que llega de los demás a nuestra atalaya personal es sólo una voz como de sirena, a la que respondemos pero de la que de ninguna manera nos sentimos cercanos. Nuestra isla es a la vez el guijarro que terminará en la trituradora.

Al lado de todo esto, en las palabras de Teresa sentimos mucha mas luz que la de la última luna nueva que a todos nos ha alucinado, ya que mas que considerar a los demás como” espaldas mojadas”, guijarros preparados para ser pulverizados sobre el cemento, a los que juzgamos a priori, para ver si están o no en un lado u otro del muro, para ver si podemos encontrar en su vida y trayectoria una falla, si podemos en ella desacreditarles, nuestra paisana considera que esas espaldas de los demás son las que todos necesitamos para vivir. Que hagamos espaldas unos con otros, para seguir adelante con toda la carga de nuestra existencia. Con ello ponemos a los demás al mismo nivel, tomamos fuerza de su contacto, vamos avanzando como personas mirando siempre al frente. Sin espaldas mojadas, sólo con espaldas amigas, rompiendo con ello el muro mas grande que amenaza nuestras vidas y las de nuestros hijos, el individualismo radical de aquel que considera que su modo de mirar la vida, su propio pensamiento y situación, es mucho mas valiosa que la de los demás. ¡Hagamos espaldas unos con otros! … me parece mentira que este pensamiento nos llegue desde el siglo XVI.

Articulo publicado en el Diario de Ávila. 16 de Noviembre. 2016.

img_8199

 

, , , ,

Amor sin descanso.

Amor sin Descanso. 

img_3959

Una mañana de noviembre, con los poemas de Goethe y viendo cómo salen las setas de un tronco cortado en los jardines del Santuario de la Virgen de Sonsoles en Ávila.

Oh si, amor sin descanso, en la naturaleza, … donde el corazón siente al corazón.

img_3952img_3956 img_3953
¡A través de la lluvia, de la nieve,
A través de la tempestad voy!
Entre las cuevas centelleantes,
Sobre las brumosas olas voy,
¡Siempre adelante, siempre!
La paz, el descanso, han volado.

Rápido entre la tristeza
Deseo ser masacrado,
Que toda la simpleza
Sostenida en la vida
Sea la adicción de un anhelo,
Donde el corazón siente por el corazón,
Pareciendo que ambos arden,
Pareciendo que ambos sienten.

¿Cómo voy a volar?
¡Vanos fueron todos los enfrentamientos!
Brillante corona de la vida,
Turbulenta dicha…
¡Amor, tu eres esto!

img_3947 img_3946

11f

Caminando en linea recta. Secuestro de las niñas de Chibok

 

Hace unos días nos enterábamos de la noticia de la liberación de 21 niñas que llevaban 913 días secuestradas desde su rapto en una aldea al norte de Nigeria denominada Chibok . La foto que recorre las noticias de todos los medios de comunicación del mundo con todas esas jóvenes tapadas como momias, con sólo sus caras tristes mirando hacia el suelo con la figura de un terrorista del grupo Boko Haram delante de ellas, con su fusil en la mano, me parece tan impactante como cruel y dolorosa.

Niñas que tenían que estar jugando, disfrutando en sus familias y con sus amigos, aprendiendo para poder llevar una vida digna y productiva para la sociedad, construyendo un nuevo país. Tenían que estar con sus familias en casa, madurando como personas, tomando habilidades sociales y emocionales para vivir con entereza y dominio. Tenían que estar leyendo, estudiando, ampliando su horizonte, considerándose capaces de impulsar el desarrollo personal y comunal. Y frente a esto, aparecen amordazadas bajo la dictadura de un grupo terrorista fanático, que intenta imponer como sea la Sharia musulmana a toda la población. La traducción de su nombre, Boko Haram, viene a decir “ la educación occidental es pecado”. Y se impone de manera cruel contra grupos de población católicos. Un grupo aliado del Estado Islámico.

fullsizerender

Cada vez que pienso en las niñas, las imagino debajo de esas capas y velos que las momifican y me recorre un escalofrío porque me tengo que pellizcar para entender que esto ocurre por motivos religiosos y también asimilar que ocurre en pleno siglo XXI, que hay grupos y pensamientos sociales que defienden todavía la esclavitud, el tráfico y comercio de seres humanos. En este caso de inocentes niñas, forzadas a ser esposas de los combatientes, y a ser ellas mismas también soldados, así como esclavas sexuales, criadas y trabajadoras en régimen de esclavitud.

Cuando Antoine de Saint_Exupèry escribió su famoso libro “ El Principito”, no podía pensar que éste se iba a destacar como uno de los libros mas vendidos del mundo. Y lo realmente impactante de este libro es que el protagonista es un niño que al explicar el mundo desde su ingenuidad , construye un pensamiento profundo. Una de las ideas que mas me impresiona por su radicalidad y agudeza, es esta que se reduce a una simple frase: “ Caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos”. Lo que supone admitir que el camino, vital, de pensamiento, político, de creencias, tiene muchas veces que hacer meandros para adaptarse al terreno. Que hay curvas, y que muchas veces son los pequeños caminos y veredas los que nos llevan mas lejos, dejándonos avanzar.

Estos planteamientos no entran en las consideraciones de los fanáticos que se creen propietarios de la verdad y de la vida. Para ellos el camino es recto y no se puede nunca pensar en parar o en tomar un nuevo sendero. Un camino como creado con los mantos de estas pobres niñas puestos todos en línea recta, pisados sobre la arena y las rocas, machacando la conciencia y la dignidad. Los ojos en el suelo, y la bota sobre el corazón, pisando hasta el fondo. Las niñas en su mayoría ya no quieren volver a sus casas, están tan identificadas con sus secuestradores que algunas han llegado a cometer crímenes en nombre de Alá. Y las que han regresado no pueden tampoco estar con sus familias por el rechazo social tan fuerte que han generado, y han sido enviadas a otros países.

Fueron 276 las niñas secuestradas en Chibok, aunque según me cuentan otras fuentes muy cercanas el número se acerca mas a 700, de las que muchas murieron al ser utilizadas como escudos humanos. Y pese a la presión de muchos grupos e instituciones internacionales, poco se va consiguiendo por la vía del diálogo: esta reciente liberalización parece que se debe a un pago por la puesta en libertad de cuatro guerrilleros por parte del gobierno.

Recuerdo muchas veces esa brillante imagen del comienzo del Principito, cuando pregunta qué hay en un dibujo sencillo con forma de sombrero que en el fondo es la imagen de una boa comiéndose a un elefante. Recurro a ella para imaginar qué hay en la mente de personas de distinto tipo. Qué es lo que hay debajo de su apariencia, aquello que la boa constrictor se ha tragado y va poco a poco expulsando. Me encuentro personas con ideales que empujan su vida tras de ellos, a otros que fundamentan su existencia y esfuerzo en la investigación, en la cultura y el arte. Aquellos que buscan transformar el mundo con la educación, con un libro en la tripa de la boa. Veo quienes sólo ven su estómago, los que persiguen su propio bienestar. Y cuando estos días miro esta imagen desolada de las niñas nigerianas que están dentro de mi corazón, me aterra ver lo que estos salvajes han hecho con ellas, momificando su vidas tan tiernas. Amordazando su pensamiento y aplastando con un pisotón revestido de religiosidad fanática su dignidad. Todo dentro de la boa. Todo en forma de sombrero que sobre nuestras conciencias se coloca.

images