! Qué sorpresa !,…

Cuando diseñamos y realizamos el libro ” Un Castillo lleno de flores”, no podíamos imaginar lo que con él se iba a hacer,leerlo, disfrutar con sus fotografías, conocer a la Santa abulense, relajarse un ratito con las flores y la naturaleza,… y  que iba a ser fuente de inspiración artística para otras personas, que lo iban a trabajar en academias de artes.

Mi deseo es que con él mis lectores vuelen placenteramente a su interior, siguiendo las imágenes de Teresa, y disfrutando de lo que nos dice. Sé que esto es de plena actualidad, que los siglos se convierten en un minuto, y parece que está hablando de nuestra propia vida de hoy en día. Pero no podía ni imaginar que iba a ser inspiración artística, como en este cuadro tan preciosos que su autora ha tenido el gustos de enseñarlo.

La foto la hizo el gran fotógrafo Jesús Gallo sobre una pared desconchada de unas casas pegadas a la ermita de San Andrés que acababan de ser incendiadas. Allí pusimos esta preciosa orquídea Phalaenopsis, para dar la imagen de entrada a las Sextas Moradas,  una estancia llena de gracias místicas y de mucha iluminación espiritual. Elegí esta imagen para decir que muchas veces en nuestra vida cotidiana, aunque sintamos que no valemos nada, y que tenemos nuestro interior ” casa” viejo y lleno de desconchones, podemos llegar a recibir regalos espirituales que alegren y den vida. Regalos como esta orquídea que lanza sus raíces sobre la pared.

Qué alegría!!! Me emociona la ida propia que tiene los libros una vez que se publican.

Gracias Alfonsa, y un fuerte abrazo.