Entradas

Haciendo pot pourrís olorosos con los versos de Wallace Stevens y los intermezzi n. 117 de Brahms , en un viaje olfativo, desde mi casa.

IMG_8201

Desde épocas muy antiguas los hombres hemos querido perfumar nuestras casas, cabañas, cuevas con flores y productos naturales para incorporar el aroma de la naturaleza a nuestra vida y para combatir los malos olores que simple nos acompañan.

IMG_8175

Poder conservar el aroma de la primavera, impregnado en los pétalos de las rosas de Damasco, las lavandas, los tomillos tan agrestes, las virutas de las maderas recién cortadas, las piñas del cedro recién caídas con todo su aceite, los muguetes,las lilas, liliums siempre perfumados, los jacintos, los junquillos y los narcisos botánicos de las praderas encharcadas, los membrillos recién cosechados, la hierba luisa, la menta y el vetiver, los limones, limas, mandarinas y la bergamota. Poder por momentos volver a ellos para disfrutar.

IMG_8214 IMG_8177IMG_8192 

Estaba el otro día en casa disfrutando de un precioso jarrón de jacintos con la nariz pegada a sus flores, con matas de nacisos blancos, y comencé a hacer mezclas pot pourris de cabezas de flores, clavos de olor, granos de café, sobre una superficie en la que extendí lavanda. Una mezcla que parecía que ella me llevaba a mí, al sugerirme, un poco mas de flores de jacinto,… más granos de café, lavandas, rodajas de pomelos secos .Circulos de anís estrellado y corazones de maderas de abedul. Con esta mezcla podemos hacer bandejas preciosas colocando las flores como si fueran dulces para aromatizar un poco el salón. Pequeños cojines perfumados para los cajones, gavillas de lavandas para decorar , pomanders de cítricos acribillados de clavos o recubiertos de flores de lavandas y pétalos de rosas para colgar en los armarios.Platos a revosar de bayas de enebro del jardín y fuentes llenas de limones de distintos tamaños secándose al sol.

IMG_8163 IMG_8168 IMG_8216

Estos días tan frescos de enero, cuando estoy en casa , calentándome los pies cerca de la estufa después de trabajar, con el  el poemario de Wallace Stevens,  ” las auroras del otoño”, y   la música para piano de Brahms sus intermezzo n. 119, me relajo disfrutando. Unas piezas musicales de disonancias muy melancólicas, en cada tecla que parece acariciada, el sonido se junta con los demás como si de un lengüetazo se tratara. Disonancias, rodajas de lima , y versos sobre la inocencia, la luz y su lugar.

ImagenImagen 3Imagen 1

Y dice Wallace “siempre puede haber un tiempo de inocencia”, un paréntesis como este, que estimula a la piedad, como un libro abierto delante de la chimenea esta noche; casi como un predicado de lo que sentimos que existe, la inocencia de la tierra, del sonido que en suspiros avanza, del aroma de la naturaleza que de mi casa al campo fresco y salvaje me lleva.

Imagen 5

Siempre puede haber un tiempo de inocencia.

Nunca existe un lugar.O  si no existe un tiempo,

Si no es cosa de tiempo, ni de espacio,

 

Existiendo, a solas, en su idea,

En el sentido contra la calamidad, no es por ello

Menos real. Para el filosofo mas frío y más anciano

 

Hay o debe haber un tiempo de inocencia

Como puro principio. Su naturaleza es su fin,

Que debería ser y no ser a un tiempo, una cosa

 

Que estimula la piedad de un hombre piadoso,

Como un libro al atardecer, hermoso pero falso.

Como un libro al alba, hermoso y verdadero.

 

Es como una cosa de éter que existe

Casi como predicado. Pero existe,

Existe, y es visible, existe, es.

IMG_8203

Volver por unos momentos al campo lleno de vida y frescura en medio de unos días muy grises de enero,  en un viaje olfativo , es un placer sencillo y fácil de realizar,… no es cosa de tiempo , ni de espacio, es cuestión de sentimientos , de creer profundamente que siempre hay lugar para la inocencia, la naturaleza virgen y la vida que a nuestro alrededor avanza.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=YD8i0jUmbF8&w=420&h=315]