Entradas

Taller de meditación con flores y música sobre el poema de San Juan de al Cruz ” Cántico Espiritual”

El pasado martes 4 de abril desarrollamos una actividad con flores, música y poesía muy especial en el Monasterio de San Francisco. Dentro del marco de la Exposición ” Los ojos del corazón” que está abierta desde el día 1 al 15 de abril de 2017 en el Centro de Interpretación del Misticismo de Ávila, en su Museo de mística.

Llevaba mucho tiempo con la idea de poder realizar algún día algo así, con música en directo que fuera, junto con las flores naturales, vehículos en un viaje mas contemplativo que propiamente meditativo. Dejar que las palabras de Juan nos llevaran y hacerlo en grupo, compartir con otros esta experiencia. El taller se desarrolló para 20 personas, y con la técnica de Ikebana fueron realizando sus arreglos dentro de todo lo que sentíamos sensorialmente, la música, el olor de las flores, su tacto. Abriendo en ello los sentidos, los interiores, como dice el titulo de la Exposición, ” los del corazón”.

La tarde en Ávila estaba primaveral, con los prunos florecidos y las primeras cabezas de león saliendo en las praderas. Fui en los días anteriores seleccionando todas aquellas flores que considero que tienen que decir algo al corazón y que andan muy bien de la mano de las palabras de Juan: brezos, narcisos, tulipanes, guisantes de olor, claveles de poeta, lilums, astrantias, delphinios, acónitos, claveles, crisantemos, ranúnculos, celosías, escalas,anémonas. Con ramas de magnolia, esparragueras Spengueri, eucaliptos, helechos, musgos, hojas de salas. También había rañas de  cortezas, piñas, tramas de ciruelos, mimbres.

La musica fue sublime. No sé cómo agradecer a la pianista Adela Ochadiano y a la soprano María García el concierto bellísimo que nos ofrecieron. Una música que se constituyó en la verdadera voz que nos guiaba y nos transportaba a otro lugar en la limpia coloratura de María. El ” Aria di Chiesa” de Alessandro Stradella, ” Caro mío Ben” de Giuseppe Giordani,  ” Domine deus” de Vivaldi y para finalizar, Ridonami la Calma de Paolo Tosti y el Ave María de Schubert.

Fuimos dejando que todo nos fuera llevando y los arreglos florales comenzaron a levantarse. Cada uno de los participantes hizo suyo un trozo del Cántico de San Juan y todos ellos, una vez terminados y colocados allí en el escenario, junto con la música, levantaron el Cántico desde el corazón de todos los que allí estábamos.

Un momento inolvidable, en el que vamos caminando por nuevas formas de expresión y de vivencias de lo natural. En los que dejamos que el momento nos sorprenda, sabiendo que lo que vivimos es algo mas que la suma de las partes y de los elemento que allí teníamos. Hay algo mas, un lugar mágico al que nos llevan, a cada uno al suyo propio, y que todos juntos levantados en flores parece que nos dicen hondamente que la mística, como experiencia de lo espiritual está viva, y que sólo tenemos que disponernos, abriendo los sentidos, con un corazón anhelante que diga de forma profunda…¿ Dónde estás?, para poder sentir que el momento nos mira, y el espíritu se llena de paz y de armonía. De sensaciones que desde luego sentimos como regalo, como parte de la hermosura viva de lo creado.

Agradezco desde estas líneas a la concejala de cultura del Ayuntamiento de Ávila,  Sonsoles Sanchez-Reyes esta oportunidad,  a Juanjo Barcenilla y a Adela y María nuevamente mi agradecimiento total. A todos los que levantasteis juntos este poema con flores, el poema de amor mas bello de la historia. Mil gracias a todos.

La inscripción para el curso será donada a la Cruz Roja en su dedicación a los Refugiados de la guerra de Siria.

Taller de meditación con flores.

IV Congreso de  Antropología, Psicología y Espiritualidad. ESPIRITUALIDAD Y SALUD INTEGRAL.

Universidad de la Mística CITeS. CÁTEDRA  EDITH STEIN. 4  al 6 de octubre 2013.

IMG_8366

Imagen 27

El color de las flores

ya pasó en vano

mientras mi cuerpo

pasaba por este mundo

mirando las largas lluvias.

 Haiku. Poetisa  Ono no Komachi. S. IX.

IMG_8367

???????????????????????????????

4-10-13_cong_psicol (54)

Desde hace ya muchos años mi relación con las flores naturales y en general con la naturaleza se mueve en un terreno muy especial, …mi propio interior. Más que considerarlas bellos elementos que sirven para adornar o regalar, para mi han sido progresivamente, aliadas para mi vida diaria, compañeras de fatigas y de alegrías, el trabajo, la familia, el stress,…

Y también desde hace tiempo, cada día me sorprendo más de esta relación, por el poder  que tienen en mi vida, ayudándome en tantas cosas, curando también heridas y tristezas. Un poder que descubro a menudo y del que me gusta considerarme embajadora, casi profeta : lo natural nos manda mensajes, desde hace milenios, como un canto de sirena , llamándonos a ser un poco más sencillos,  el hombre ligado a la naturaleza que sobre ella ha vivido, luchando, amando y sufriendo durante tanto tiempo.

4-10-13_cong_psicol (40)

Y la otra tarde en medio del Congreso de psicología y espiritualidad, entre ponencias llenas de conocimientos y estudios de expertos psiquiatras, profesores, enfermeros,… pude comprobar una vez más este poder. Nos sentamos  en el suelo alrededor de una lámpara de maderitas que había llenado por la mañana de hojas otoñales, hiedras, ramitas de parthenocisus, violas y coleos. Y la luz en haces parecía que bañaba el aula de la universidad. Dejamos que estas queridas amigas, las margaritas, las ramas del castaño y del manzano, calabacitas, las gypsophilas rositas, melissas y mentas, ramitas de parra, eucalipto, liliums y rosas amarillas, nos miraran un rato .  Poco a poco al  ritmo de la música, comenzamos a dejar que su aroma, el precioso color que sobre los pétalos se mueve , el tacto aterciopelado tan sensual, nos llevara un lugar increíblemente bello, poco transitado y secreto: nuestro propio interior. La respiración iba como colgada de cada estrofa musical, flotando sobre nosotros que con una flor en la mano comenzábamos a disfrutar. Y en mi mano  una margarita,  y en mi alma mi propia pradera llena de hierba. Un lugar de verdura vestido… qué es la hierba para mí. El emblema de mi carácter, al menos así lo siento de la mano del querido Walt.

Imagen 22

 

Un niño me preguntó: ¿Qué es la hierba?,

 trayéndola a manos llenas,

¿Cómo podría contestarle?

 Yo tampoco lo sé.

Sospecho que es la bandera de mi carácter tejida con esperanzada tela verde.

O el pañuelo de Dios,

Una prenda fragante dejada caer a propósito,

 Con el nombre del dueño en alguna punta,

 para que lo veamos y lo notemos

y nos preguntemos, ¿de quién?

O sospecho que la hierba misma es un niño, el recién nacido de la tierra.

Walt Whitman.  Hojas de hierba.

Imagen 14

IMG_7351

images

Poco a poco, sobre la pradera recién nacida, la flor que en mi mano estaba comenzó a cambiar de naturaleza, a flotar imprimiéndose en mi interior , quedando allí marcada, tatuada para siempre. Lo efímero de su naturaleza se convirtió en eterno en mi corazón,  liviana y etérea como un pensamiento, como el amor , como una mariposa . Su forma, su bello color morado, sus pétalos tan crujientes, el olor a haba de guisante, el bamboleo de las gotas de agua que en su corola rezagadas aún vivían. Y pude decir en mi interior como Ono “ el color de la flor ya pasó, de veras, y lo disfruté en cada suspiro, …mi cuerpo, mi alma y mi corazón vagaban por encima de la pradera de hierba que sobre el aula creamos, el heno y sus regueros,  mirando las largas lluvias, y suspirando por vivir ya siempre así,  empapada.

Imagen 8Imagen 13Imagen 11

Imagen 12Hicimos un ejercicio valiente y arriesgado, poner estas vivencias que en nuestro interior se marcaron , en palabras, sentimientos fusionados con flores, deseos, amor y mucha dosis de verdura . Y nació un idioma universal que como la música llega a todos sin importar su lengua y país, religión o cultura, el lenguaje de las flores. Intuitivo, fresco y natural, sencillo y generoso, siempre dispuesto a arrancar sentimientos delicados en nuestro interior. Y espiritual como las flores de las que como espora , nace cuando tranquilamente nos sentamos en esta pradera a disfrutar de verdad. Y mi margarita, en mariposa se iba convirtiendo, flotando por ahí, permitiendome disfrutar  de este proceso,  de esta metamorfosis : convertir a flores  en mariposas,… etéreas y bellas , libres sin  tallo, raíz o sustrato. Un sueño de florista.

Imagen 21

Imagen 16

“Y pasaba por este mundo”…

IMG_7554

IMG_7549

Al día siguiente me fui a Gredos a   acompañar a un amigo pintor que recibía un premio. Cogí el coche, puse la Cantata nº 56 de Bach bastante alta y me marché, subiendo y bajando meandros y curvas en una carretera que directamente llegaba, como en una autopista al cielo azul que entre nubes como rayadas se quemaba con los últimos rayos, muy grises.  Y mi meditación sobre la pradera, el campo en ráfagas de avenas silvestres parecía resplandecer quemándose, y  la pequeña margarita que como pensamiento en mi interior florecía, parece que despegó como en un vuelo de ala delta , así, sin motor. Estaba allí lo espiritual , con lo que los científicos, profesores y médicos del congreso dialogaban intentando buscar su relación con la medicina mas tradicional.  Aquello que constituye nuestra esencia humana, donde habita  el pensamiento, el amor, la belleza , la música y la poesía. Allí donde desarrollamos nuestra capacidad humana mas brillante, la creatividad, haciendo crecer una montaña en medio de un campo quemado, una bella anemona en la mano y el corazón de un amigo, el descampado sembrado de crocos entre gasolina. Deslumbrados por tanta belleza natural que a nuestro lado vive, los líquenes que verde amarillentos al granito muerden.  Considerar que somos seres espirituales, nos abre las puertas de la sanación de nuestro interior, porque cuando nos hundimos hasta la rodilla en esta pradera tan mojada que chorrea sintiendo que no podemos con nuestro propio caminar,  sabemos que tal vez un remedio junto con la medicación y el tratamiento médico, consiste en arar muchas veces nuestro interior, arañando muy dentro, fumigando para envolver cada problema, sembrando  amor entre las basuras para poder recolectar un poco,  aprendiendo a vivir en nuestro jardín interior. Para intentar encauzar las aguas que en forma de tormenta arrasan a veces nuestra vida y nos llevan a la tristeza y al mayor de los desamparos. Así mi viaje,..

IMG_7559

Imagen 26

IMG_7557

Cantata BWV 56. 1726. Bach.

Mi viaje por el mundo

es como el de un barco:

Aflicción, sufrimiento y angustia

son las olas que me rodean

hasta la muerte
 y que me espantan cada día.

Pero el ancla que me sostiene

es la misericordia 
con la que Dios siempre me alegra.

El me dice:
  ¡Yo estoy contigo,

no te voy a abandonar ni a descuidar!

Y cuando la furia de las olas

llegue a su fin,

entonces bajaré del barco en mi ciudad,

que es el Reino de los Cielos,

en donde con los justos

seré libre de tantas tribulaciones.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=xbkQLLWN5bg&w=420&h=315]

00185c26_medium

Al escuchar esta preciosa Cantata de Bach, parece que nos encontramos como enredados en su fraseo, el movimiento sinuoso del oboe, y lo cálido de la voz del barítono, el  sonido tranquilo del clave. Y en mi cabeza se repite esta melodía como si de un disco de vinilo  se tratara, unido a este viaje tan apasionante, … la sensación de ingravidez que como hojas sopladas por un viento de montaña sentimos cuando ascendemos a  la parte mas alta y azulada de la sierra. Ton Koopman, el director de esta interpretación, es holandés y uno de los especialistas en Bach del momento, organista también y clavecinista. Ha grabado el ciclo completo de las cantatas de Bach, para que disfrutemos de la creatividad, originalidad y arte supremo de este músico genial, al que cuanto mas le conoces, mas le admiras.

Un taller y un congreso muy especiales, donde el intercambio de conocimientos se funde con la convivencia entre personas y profesionales que buscan respuestas a los enigmas de la vida, intentando ayudar a los demás , entendiendo al hombre de manera holística donde junto a lo físico pongamos lo espiritual, .. lo que  nos hace disfrutar de  una sencilla margarita, nos permite volar sobre la cumbre de la montaña ,  sintiéndonos  seres sencillos, mariposas  entre hierbas.

IMG_7330IMG_5700