Entradas

, , , , , , , , , ,

Adónde debo ir, mientras en mi se derrumban montañas .

MEDITACIÓN EN EL CAMPO EN UN DÍA DE PRIMAVERA, con los poema de Rainer María Rilke y San Juan de la Cruz. Con la música de Schubert por ahí sonando.
IMG_9228

Adónde debo ir 

mientras en mi se derrumban montañas,

en dónde aguardaré

a que los rios desbordados,

 cuando entren en razón,

nuevamente repartan el paisaje

en serenas riveras.

¿ No es que acaso

 en tiempos de peligro

fueron enarboladas en nosotros

cosas que deberían

estarle impedidas 

a la mirada nuestra?

Paris, invierno 1913-1914.

Poemas a la noche y otras poesía póstuma y dispersa. Rainer María Rilke.

Edición Juan Andrés García Román. DVD Ediciones.

IMG_9332

Poder ir al campo, es siempre un regalo. Llegar allí con las preocupaciones, los trabajos a medio hacer, todos aquellos planes que no terminan de encajar, y dejar que sencillamente las horas y los minutos pasen así, sin hacer ruido. Entre todo ese malestar que arrastro estos días,  se encuentra el hondo dolor por las muertes de los atentados terroristas que azotan el mundo entero.

 

IMG_9157

Los fresnos estaban empezando a brotar en un color tan claro y de un verde casi amarillento, los frutales comenzaban a florecer, y sobre las praderas y vertientes aparecían un poco machacadas por las lluvias de los últimos días, las violetas, los tanacetos, y los molinillos de viento se alzaban sobre las pequeñas vertientes de los montículos de tierra. La vista  de las pequeñas flores  se fue en un momento  a las montañas, y allí se quedó, mientras sentía poco a poco  que el suelo se volvía a abrir bajo mis pies. La impresión y la belleza del momento juntas , así como de la mano. Quería parar y caer allí, no podía encontrar otro lugar adonde ir,… ” ¿ Adonde debo ir, mientras en mi se derrumban montañas?”, donde caigo de la impresión de sentir que todo esto, esta belleza sin par, el aire fresco y la lluvia sobre la cara, es para mi. Las palabras de Rilke nuevamente siento que me acompañan, y espero con él, que los ríos desbordados que por aquí veo arrastran todo a su paso, repartan el paisaje este tan hondo que nace entre nosotros aquí y ahora.

IMG_9392

Y comienzo este paseo de una peculiar manera,  cojo un libro y tras una ladera  voy a perderme un rato . En este caso además de los Poemas a la noche, meto en la mochila ” La noche oscura” de San Juan de la Cruz. Estoy en estos meses en un master en la Universidad de la Mistica, CITeS de Ávila,  leyendo y aprendiendo tantas cosas sobre San Juan,…

IMG_9342

” En una noche oscura,

con ansias en amores inflamada,

oh dichosa ventura!,

salí sin ser notada,

estado ya mi casa sosegada.

Aquesta me guiaba

mas cierto que la luz del mediodía,

a donde me esperaba

quien yo bien me sabía,

en parte donde nadie parecía.

IMG_9425 IMG_9397 IMG_9211 IMG_9209 IMG_9450

Muchas veces siento que pese a vivir en un día soleado, con todo el campo lleno de color y luz, me muevo aún como un topo, porque la mirada se centra en mi vida, los problemas, las inseguridades, los temores, los sentimientos, y soy a veces incapaz de manera personal de salir de esto. Cuantas veces camino por el campo y mientras me lleno los pulmones y el corazón de aire fresco y de belleza,  mi mente va como paseando por otra vereda aún mas  compleja y  no puede salir de su propio pensamiento. Requiere, como nos dice San Juan,  tener nuestra casa sosegada, algo en lo que muchas veces fallamos. Me encanta leer a este santo, porque siempre baja todo lo vivido a la tierra, a lo mas humano que hay en nuestra vida y a la vez en lo mas trascendente, el amor. Y hoy nos dice que  ahi está la manera de salir de esta casa interior tan llena de ruidos: el amar y tener un corazón enamorado. Pillado por la vida, por la belleza que en un paseo se nos regala, por la amistad de aquellos que oyen tus problemas y te acompañan en cada momento de incertidumbre y de alegría también.  Pillado por la familia y el hueco del sillón donde te acurrucan. Pillado por la belleza intangible que se va escapando a cada poco tras una sombra que en fuga se mueve, tras la gota de riego perdida en el envés de una hierba, en el sedum que rojo va colonizando la panza de una mole granítica de la pradera.

IMG_9509

¿ A donde debemos ir cuando vemos que las montañas se derrumban, que toda la belleza de lo natural nos moja de tal manera que sentimos el suelo abierto bajo los pies?,…  La emoción y la impresión por todo se juntan.

Dónde iremos cuando vivamos esto y el río de la existencia nos lleve no a verle ahí  pasando, sino a meternos hasta los ojos en él, a sumergirnos en todo lo creado por y para nosotros. No veremos el río, ya con él, seremos río. No veremos las montañas, fundidos en la vista, y con el corazón, enamorados de todo, seremos montañas y en la lontananza de la vista podremos avanzar junto con el cielo que dibuja cada palmo de este cuadro de nuestro interior.

IMG_9454

Rilke en este poema también vuelve la vista hacia si. Y me pregunto, qué cosas son aquellas que deberían estar prohibidas para nuestra mirada. Me paro así mirando el agua al caer,…

Nosotros formamos un cuerpo muy disperso pero lleno de interés y de sentido, llamado  ” la humanidad”. Todos distintos al nacer, ríos, desiertos, grandes urbes y suburbios llenos de basuras. De distintas religiones, credos, miedos, aspiraciones y encuentros con la divinidad teñida de nombres muy variados, numen, nube, suspiro, amor. Pero todos formamos parte de una misma materia creada, y compartimos así el impulso y la vida, el espíritu que nos envuelve y nos ata con lazos mas profundos de lo que podríamos soñar. Y si, creo que hay cosas que a todos nos están prohibidas, porque todos procedemos del mismo jardín.

Prohibido matar así rotundamente gritado al viento, matar conciencias, dignidades, mentes y personas. Prohibido dejar desangrarse a los pueblos, a las madres encintas, a los niños prisioneros del odio y la pobreza, los jóvenes y todo su vigor,  a cada ser que este jardín ha creado para cada uno de nosotros, con el fin de que sintamos toda la belleza y en ella caigamos de impresión. ¿A donde iré cuando siento profundamente que  esto es así, y veo las montañas derrumbarse por mi ?

IMG_9466

La tarde estaba al fin soleada. La luz entre las nubes iba filtrado un camino que las matas remarcaban al pasar dejando mis huellas sobre los charcos. La huerta se bañaba de agua de lluvia y de la luz mas limpia que jamás pude ni soñar. Las montañas bajaron desde lo lejos del puerto del Pico y allí parecían estar, y el suelo se abría entre nosotros. Sentía como dice el santo, que me esperaba aquello, que ese momento estaba siendo dibujado con lluvia y con luz para mi.  Con un deseo me movía, quería tener siempre el corazón enamorado, y sentirme parte de aquella tierra y en ella sentir cómo mejoraba cada parte de mi, arando, puliendo todo en agua encharcada, y en luz regalada con tanto cuidado. Corazón para mirar lo que se me regala, lo que a todos nos regala la vida en la naturaleza, para vivir agradecida por todo, y para salir del chapuzón de la tristeza esa que como gusanos de seda fabricamos con nuestros pensamientos tan confusos y enrevesados.

IMG_9415

Y desde entonces siento que todo es para mi. Y he adoptado una especie de grito interno como esos que lanzan los pueblos primitivos al celebrar sus cosas al sol,… gris no,…. verde , amarillo, rojo lleno de pasión,…¿ A dónde debo ir mientras en mi se derrumban montañas? ,… ya no es un grito de lamento, ni tan siquiera de emoción es un grito que me recuerda lo vivido, y que marca ese camino lleno de charcos por donde a las montañas de mi vida, cuando las vea aparecer, debo ir. Cuando sienta como hoy, que los ríos reparten el paisaje en la riveras de mi interior.

! Oh dichosa ventura

salí sin ser notada

estando ya mi casa sosegada!

 

IMG_9504

En estos días, mientras me reponía de todo, he tenido la suerte de poder oír un maravilloso recital de piano a cuatro manos a cargo de los  virtuosos pianistas del Iberian Klavier Duo, Manuel Tévar y Laura Sierra, y os dejo esta Fantasia de Schubert F menor, op. 103.  Delicado y a la vez tan enérgico, a conjunto con todo lo vivido por aquí.Tan jóvenes y llenos de talento, vitalidad y ternura. Gracias, amigos.

images-3

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=igCpE5xDL7g&w=560&h=315]

 

, , , , , ,

¿POR QUÉ NOS DISTE LAS PROFUNDAS MIRADAS?

Imagen 15

Hay veces que sentimos que todo se junta, que cosas y situaciones que son de diferente naturaleza y sentido, parecen escritas dentro de un mismo pentagrama, dentro de un mismo párrafo. Y vamos como resbalando de una cosa a otra, sintiendo que estamos dentro de todo, y que la música mas que sonar para nosotros, la creamos nosotros y en ella habitamos también.

Imagen 11

Estaba el otro día leyendo un poemario de Goethe, autor al que muchas veces recurro como bálsamo. Es como abrir su casa, y pasar mas que al s.XVIII con todo lo que esto supone desde fuera de alejamiento, de mundo y vida ya pasado, diríamos también desfasado, a una estancia muy confortable. Porque al ir recitando sus versos, lentamente paseando por sus palabras y paisajes, entramos en lo auténtico del hombre que vive y se revuelve con cada acontecimiento, sufre, se enamora bañándose en su propio sentimiento y deambulando por él ya para mucho tiempo. Se plantea el devenir, el sentido de cada cosa y de la vida, la belleza que detrás de las palabras se esconde, lo sutil, delicado y bello de los seres que conocemos, y amamos y nos reconfortan. Y llegué a este poema, ” ¿Por qué nos diste las profundas miradas?”, sentí que allí me iba a quedar por un largo rato. Ah,… me quedé, y aun estoy, enganchada con todo,” por qué nos diste destino, sentimientos para vernos mutuamente en el corazón,…?

POR QUÉ NOS DISTE LAS PROFUNDAS MIRADAS,

nuestro futuro contemplar recriminando,

nuestro amor, sin confianza bienaventurada

nuestra felicidad terrena imaginando?

¿Por qué nos diste, destino, sentimientos

para vernos mutuamente en el corazón,

y por todos los mas extraños movimientos

poder espiar nuestra verdadera relación?

Tu conocías cada rasgo de mi ser

espiabas cómo suena el nervio mas vital,

con una mirada sola me podías leer,

al que tan difícil penetra un ojo mortal.

Goteabas templanza en la flor ardiente,

enderezaste el salvaje correr extraviado

y en tus brazos de ángel nuevamente

se reponía el pecho destrozado.

Tal fino encanto a él quedaste unida

y lo ilusionaste mas de un solo día.

Su corazón junto a tu corazón hincharse

sentía y ante tus ojos complaciente,

todos los sentidos suyos aclararse

y apaciguar su sangre hirviente.

 

Imagen 22

La tarde estaba fría. Enero no conseguía desprenderse de la niebla de cada mañana, y el jardín de casa estaba precioso todo bañado de niebla y de hielo tras las sombras de los arbustos. La casa de Goethe debía de tener jardines así, llenos de gorros de niebla en los que disfrutar viendo como cada palabra en ellos se tumba como en una nube, a descansar. Porque de todo esto va este poema, del amor. Sentimos muchas veces la deriva que ataca nuestra vida, la zozobra por lo que somos, sentimos y por la maraña de problemas que caen sobre nuestra almohada cada noche. Vivimos como dice Goethe, insensibles a la niebla, y su belleza, al amor y su mirada. Vivimos de manera simplista cada día, no yendo un poco mas allá de cada cosa, no dejando abierta la puerta a lo imprevisible que del jardín llega, no sintiendo que pueda entrar por allí niebla que nos inunde y nos haga vivir juntos ya para siempre.

IMG_6856

La casa Goethe, está ya caldeada, y nosotros ,…nos está la mutua dicha rehusada de amarnos sin entendernos, ver en el otro lo que nunca fue, siempre de nuevo perseguir un feliz sueño,y en peligro de sueño vacilar también. De vivir sin conocernos, de no sentarnos juntos en el salón de casa, de vivir tras los cristales llenos de niebla y de desconfianza. La música comenzó a sonar. No sé muy bien como ocurren estas cosas, como sientes que esa es la música de ese poema y de ese momento, la música de la niebla y del mirarse con profundas miradas. El nocturno de Grieg, Lyriche Stücke, op. 54. Comenzó a sonar,… do,.. do….do,….

Imagen 18

Igual que abrí las puertas de casa a la niebla y me fui al jardín recogiendo aquello que veía relumbrar, para disfrutar de su belleza al abrigo del frío, ramitas de durillo, escaramujos de rosal, manzanitas enanas, ramas de tejo con gotitas de agua aun congeladas, ramas  brotando de la salguera del rincón, igual abrí mis sentidos al momento, y quise fundirme en él. Ya no quería sólo recoger ramitas, sólo leer versos maravillosos. No, no quería escuchar sentada  en el sillón la música sino entrar en todo yo de manera personal. Con una sola mirada me podías leer, me decía el momento que por allí pasaba,… con una sola mirada,…

Siguiendo a Goethe, me dije, ¿por qué no?,… por qué no avanzar por ahí viéndome en los ojos, en los suyos  y recreando toda mi vida desde ahí.  ” Tu conocías,… dije,… cada rasgo de mi ser, espiabas cómo suena el nervio mas vital, con una mirada sola me podías leer, al que tan dificil penetra un ojo  mortal” Y quise penetrar en esto, entrar en casa y descansar. Para penetrar en algo, hay que ser en esto activo y no pasivo. De nada sirve coger flores y ramas y usarlas sólo para decorar un lugar por muy especial y único que sea. Hay que verlas de otro modo si queremos entrar a esa casa. Tenemos que verlas como un regalo personal que nos abren las puertas de nuestro propio ser, de nuestra vida, de todo lo relacionado con la historia esa que a gatas sobre los días pasamos. Nacido y florecido para mi disfrute personal, y que me permite verme, me permite encontrarme aunque haya niebla y a veces su gorro me haga sentir triste. Con una sola mirada,…  

Resbalé por los versos, sintiendo que eran míos y que iban también dirigidos a mi, porque en la mirada esa creadora de todo, yo me  encuentro. Miré cada rama como propia y vi el paisaje que detrás llevaban, mi vida y su construcción y su predicamento que me abría perspectivas en el futuro, al sentir que o vivo  de veras o mi vida será siempre desierto y  desazón lejos de nieblas, de humedad y de amor. Y sólo me quedaba seguir en esto  recreando la música de Grieg para poder sentir que mas que oyente pasivo, era, torpemente desde luego, la tensión al pulsar cada tecla, sintiendo la música y cómo cada sonido aparecía y se fundía con los demás de manera tan excitante como real. Sentada al piano y con la digitacion y ayuda de mi profesor Fernando, comencé a tocar una pieza que ya sé que siempre va a estar en mi biblioteca, en mi repertorio como si de un concertista se tratara, en mi propio corazón. La casa de Goethe se levanta, con flores la llenamos de vida, la música reproduce la belleza de la niebla, y las palabras abren las puertas de todo.

La belleza que  creamos,

poseedores, propietarios de profundas miradas también,

mas que lectores, poetas,

mas que recolectores, floristas,

mas que oyentes, concertistas, pianistas del alma,

músicos que pulen cada día el suelo del salón.

 

Y en todo esto sigo a Goethe, en el ardor por vivir, por sentirse mirado y mirar, por ser flor emocionada, por correr siempre dejando con valentía trotar nuestro corazón.

Sentirnos mirados, y mirar.

Sentirnos descritos en un texto y escribir también lo que dentro de casa se vive.

Sentirnos amados y flores ardientes, y amar así también dejando la vida triste y monótona que tantas veces dibujamos.

Sentir la música, y en cada sonido vivir, arrancando del alma su pulso y su profundo ritmo y armonía vital.

Lanzarnos a todo esto, y al menos siempre intentarlo, al recibir belleza, luz, consuelo y el largo crepúsculo que nos circuncida, 

Imagen 13

Goteabas templanza en la flor ardiente, enderezaste el salvaje correr extraviado y en tus brazos de ángel se reponía el pecho destrozado.

Os dejo este precioso nocturno interpretado por la gran pianista  Alicia de Larrocha.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=UjCoXo8kb1g&w=420&h=315]

 

 

 

 

, ,

UN CASTILLO LLENO DE FLORES. Basado en el libro de Teresa de Jesús ” Las Moradas o el Castillo interior”

PRESENTACIÓN DEL LIBRO EN ÁVILA.

8 de mayo 2015. Palacio de Exposiciones  y Congresos ” Lienzo Norte ”

 

IMG_1414
IMG_6555

Tengo todavía, después de pasados unos días, la sensación de que aun estamos en el escenario del Palacio de Exposiciones ” Lienzo Norte ” de Ávila. Que la preciosa música creada por Fernando Campillo para este acto e interpretada por sus alumnos del  Conservatorio Profesional de música de Ávila, sigue sonando. Que mis hijas, Brianda y Mencía me van dando las flores para levantar, tranquilamente ante todos, este Castillo lleno de flores. Me sigo recreando y disfrutando de colocar cada flor, de ver cuál movimiento es mas esbelto, de sentir su tierna naturaleza entre las yemas de mis dedos. Y realmente me pregunto, amigos, cómo podemos sentirnos tan relajados y felices, con tanta paz encima de un escenario ante casi 400 personas, con cámaras y  fotógrafos. Creo que la explicación tiene a su vez como dos raíces. La primera, tiene que ver con las flores naturales, estas pinceladas que utilizamos para levantar el castillo de nuestro interior. Al trabajar con ellas, al tenerlas en las manos sientes que te reconfortan, te quitan miedos y consiguen, no sé cómo, transportarte al jardín, a la mata en la que crecen, al paseo al lado de la reguera, a la siesta en la corteza del abedul, plateada y tatuada de luna. ” Relájate”,… parece que me dicen, mira que las protagonistas de esto somos nosotras, que el regalo de la vida que recibes… somos nosotras, que estamos aquí contigo para tu disfrute, para ti, para tu acelerado corazón que sobre el escenario se mueve.

 

IMG_6541
IMG_6534

IMG_6568

IMG_6563

La segunda explicación tiene que ver con la naturaleza de todo lo que sobre el escenario, con las flores, se crea. No es un teatro en el sentido de ficción,… siento que es de verdad, que la vida, la creación en un momento aparece ante los espectadores. De la nada empiezan a levantarse las moradas, con sus estancias de zinc, en alturas, con sus formas definidas, unas junto a otras, y en cada una aparece un tipo de flor, con un color marcado, bellas y singulares. Allí, en mis palabras a todos los amigos que nos acompañaban dije algo que creo profundamente, que las moradas de las que nos habla Teresa en este libro, son estadios, momentos dilatados de amor que hemos tenido la dicha de vivir. Aquellos que salen del anonimato y comienzan a poblar y a dar vida dentro,  moviéndose entre el ahora del momento y la eternidad ensanchada. Que allí como partes de un castillo, de una casa transparente, llena de aspiraciones, deseos, amores, patinazos, fallos y problemas, se levantan. Y entre todos construimos otra morada mas el pasado día 8 de mayo, y siento que aún está levantada dentro de mí; no creo que lo olvide nunca.  Aquí está sólida y en pie, porque estas experiencias, vividas con tantos amigos, con la familia,… con  Jesús Gallo el fotógrafo artista sobresaliente de este libro, con el p. Javier Sancho compañero en este viaje teresiano al fondo del ser, es de una rotundidad aplastante. Gracias Candelas por leer como la santa tan bien y meternos a todos en sus palabras en un momento. Las murallas de este castillo son de cristal y de diamante, de hielo y  su filigrana, en ellas se refleja la belleza de la creación, la vida natural, el cielo que pinta la bondad y la alegría del creador de todo, aquel que robó el corazón de Teresa, que lo taladró profundamente, y que construye su morada dentro de nosotros donde quiere, y en el momento que considera. En un escenario ante cientos de personas también. Y ya para siempre. Gracias.

IMG_6557

IMG_6533

IMG_6524

 

Leamos este libro con pasión, que el corazón de todos se acelere al ir poco a poco deambulando por sus imágenes. Con  el arrojo y el ardor que nace de sentir que esto que cuenta con tanta valentía Teresa, no sólo fue verdad en su caso, en su vida de monja del s. XVI, que hoy en día sigue de actualidad. Mirando nuestro castillo y recreándonos en su belleza, podremos tomar conciencia de que también somos bellos, como flores que viven al borde del estanque. Y que pese a nuestros miles de errores, problemas y fallos, el jardinero de todo se recrea con nosotros, y se siente tan feliz en nuestra compañía. Y cuando comencemos a cultivar este jardín, y florezca lleno de colores y aromas, tendremos la deuda vital de llenar canastillas de flores, de hacer mil diseños y arreglos con ellas, para regalar a los demás un poco de alegría, de vida y de amor. Como floristas viviremos ya, como floristas de corazón.



IMG_6528

IMG_6529

IMG_6531



IMG_6549

IMG_6552
IMG_6561
IMG_6570



Cuando estaba preparando este post, y después de hablar con Miguel, el autor de estas preciosas fotografías, me enteré del fallecimiento de este fotógrafo tan querido, en un accidente de tráfico. Acababa de hablar con él, y estaba contento de que usara sus fotos en este texto para que todos pudierais ver un poco la presentación del libro. Miguel, allí donde estés seguro que habrá también un  castillo lleno de cristal en el que cobijarte, y te mando mil flores para que te acompañen en esta otra vida que ahora comienzas . D. e. p.

IMG_6566

Ahora empieza una nueva aventura para este libro, en la que todos los lectores, y amigos de Teresa tenemos mucho que hacer para compartir sus palabras que sabemos y sentimos que son de ayuda para tantas personas como lo han sido para nosotros. Espero que se lea desde la hondura del corazón y que podáis disfrutar de cada imagen , de cada fotografía, moviendo el espíritu por las moradas que Teresa nos describe, viendo que al andar por ellas, ya son mas que de esta santa, nuestras, con nuestras propias flores, con nuestra decoración.


IMG_1415

Llevaré este libro por donde pueda, haciendo mas presentaciones, levantando y compartiendo esta experiencia por otros lugares, … por donde vea que pueda interesar y os mantendré informados, amigos. Gracias por estar siempre ahí.

SOBRECUBIERTA_OK_BAJA

Libro de gran formato, de 34 x 26 ctms.

Tapa dura con logo impreso y con sobrecubierta fotográfica. Papel de alta calidad y esmerada impresión de calidad.

220 páginas, mas de 120 fotografías de arte de Jesús Gallo, con los textos del libro de ” las Moradas o el Castillo interior” de Teresa de Jesús y los comentarios- meditaciones de María Ángeles.

115 imágenes y diseños florales sobre las metáforas del libro, que muestran el proceso creativo, desde los diseños florales que nacen de la interiorización del texto, hasta la realización de las fotografías en interiores o exteriores concretos, cuando las flores elegidas estaban en su momento de floración y disponibles en el mercado de la flor de Holanda.

Descripción técnica de cada fotografía.

Mas de 1000 variedades  de flores con sus nombre botánico.

La presentación del libro por parte del conocido teresianista y director del CITeS y de la Universidad de la mística. p. Francisco Javier Sancho. ocd.

PRESENTACIONAAFF_TR

UNANAO-AAFF-TR

PREFACIOAAFF

PERSONA-AAFF

 

Puntos de venta del libro on line.

http://www.amazon.es/CASTILLO-LLENO-FLORES-ÁNGELES-ÁLVAREZ/dp/8460669939/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1431943948&sr=8-1&keywords=un+castillo+lleno+de+flores

http://www.mistica.es/index.php/es/component/virtuemart/tienda-cites/libros/un-castillo-lleno-de-flores-detail?Itemid=0

IMG_6522

 

, , , ,

ACUARELA FLORAL. Reflejos sobre el agua.

MEDITACIÓN SOBRE EL ARTE FLORAL, CON LA MÚSICA DE PIANO DE CLAUDE DEBUSSY “REFLETS DANS L’EAU”.

Desde hace ya muchos años  no concibo mi  trabajo como florista sin una caja de acuarelas a mano.  Creo que estoy siempre trabajando así, buscando la belleza en las flores, en las hojas y lo natural y esta búsqueda se fragua, como un cemento, en la mente que recibe todas las sensaciones, los matices; la gota de riego que corre por los pétalos de un ranúnculo carmín, la sombra que proyecta un allium sobre la pared, el bamboleo de una rama de matricarias. Del primer paso de la observación, el esencial y básico para poder construir un diseño, se pasa todo lo sentido y vivido a nuestro interior.  Y en nosotros, en mí realmente vive durante horas, días y en algunos casos meses consolidándose, armando mi propio pensamiento floral, mi expresión artística con flores, el lenguaje de lo natural que curiosamente, nace por aquí.

IMG_3011

IMG_3023

Paso en este proceso, de la observación tranquila, placentera, a la contemplación gozosa de lo natural, creando poco a poco algo que tiene que ver conmigo, con lo observado, con lo vivido. Una amalgama de percepciones, el planeo de un pétalo al caer sobre la corriente del arroyo, el suave color pardo del envés de una achillea polvorienta del camino, el terciopelo que se queda en las yemas de los dedos al tocar una salguera florecida. Es difícil ya decir dónde está lo vivido y observado y dónde estoy yo, porque siento por momentos que este nido de colores, matices, movimientos, proporciones se crea para mí en este momento y que sólo yo puedo expresarlo y darle nuevamente vida y verdad.

IMG_3028

IMG_3034

IMG_3043

 

Fúndeme contigo, agua que corres por la reguera

en saltos sobre al arena del fondo, que en lija

machacas el  cielo y las ondas que fluyen, huyendo.

 

Fúndeme en pigmento añil que sobre todo y en ti

se extienda, como una mancha de nubes avanzando

hacia el poniente y la luz.

 

Funde el momento y dilatado así sé que pervive ya

y diluye el color que se evapora, el pétalo ingrávido sobre

la boca de un viento caliente que en torbellino todo lo revuelve

 

Fúndeme contigo y avancemos así, arena, moho y hollín,

el suave tono amarillento de una corola que se desploma,

la luz chupando cada segundo que por aquí pasea,

en colores de pigmento diluida, mientras el cielo,

avanza enrojecido entre las arenas del mar.
IMG_3073

IMG_3087

IMG_3066

 

Cómo puedo  expresar estas cosas que nacen tan en lo hondo sino con agua, pigmentos de color, pétalos y las palabras que como hojas verdes de su tallo nacen.  Cómo puedo comunicar cada diseño, el movimiento de un tallo sobre la luz, la gravidez de un plato de plumas fundidas con barro bajo los pies que resbalan ente pensamientos y violas. Qué es sino el arte, cómo definir aquello que nos sirve para enviar a los demás como una flecha , un colage, un grafiti colorido, una foto rasgada, una oración, lo que habita detrás de los ojos.

Y el arte floral es sublime de veras, etéreo, volatil y efímero, preparado en su propia naturaleza para expresar tantas cosas que las palabras dejan escapar.  Su utilización, su uso y abuso, crea ante nuestros ojos y nuestro interior un nuevo camino que hay que andar, como hombres hambrientos de expresión propia. Una expresión que dura lo que una caricia, un susurro o una canción.

IMG_3114

IMG_3115 IMG_3120

Y llené la mesa del escritorio con acuarelas vivas, fundiendo pétalos, olores, suavidades y matices con los pigmentos de color que flotando en agua, a las flores se pegan. Vida y verdad, en un pequeño papel de acuarela. Flotaban como hojas sobre la mesa mojada del reflejo del cielo y la música de  Claude Debussy sonaba envolviendo todo en agua , “Reflets dans l’eau”  1905. Música impresionista llena de pinceladas sobre tallos de melodías cortas que van como flotando. Expresando emociones y sentidos todos mojados en la punta de un pincel, sobre la superficie del agua. Armonías ambiguas y cambiantes como estas de las flores dentro de los trazos del florista que con ellas se expresa. Agua en movimiento, como los pensamientos que vuelan, como los sentimientos que recorren nuestro interior, como los deseos que tantas veces resbalan.Y en esto sigo la música, aquello que detrás se esconde Claude, los colores, los giros, cómo se hunde y vuelve nadando sobre el momento. El piano se vuelve agua, río que transcurre lamiendo la pradera, superficie sobre la que los pétalos se precipitan en su caída.IMG_3124[youtube https://www.youtube.com/watch?v=XF4MDhDkhlc&w=420&h=315]

, , , ,

Meditando mientras llueve sobre la pradera.

MEDITANDO BAJO LA LLUVIA.

IMG_1858

Llevo unos días oyendo una música que parece que viva se mueve por aquí , porque sin saber cómo, repito la melodía una y otra vez. El segundo movimiento, Andante, del trio in A minor ,114 de Brahms para clarinete , piano y cello.  Cae sobre mí, una y otra vez como lluvia, así sin esperarlo. Y mientras  en un momento quiero  aprender a tocar el clarinete para disfrutar aun más de su belleza, en otro quiero tocar el piano, o el cello,  o todos a la vez, en un sueño imposible. Interpretado por primera vez el 24 de noviembre de 1891 en Meiningen, por el propio Brahms al piano, y con el virtuoso clarinetista  Richard Mühlfeld, y Hausmann al cello, consiguiendo un equilibrio sonoro muy complicado entre instrumentos de viento y cuerda. Según los críticos musicales, es de una inspiración contenida, con momentos de pasión entre sombríos latidos. Moviéndose entre  el penar y el consuelo en medio de los intercambios melódicos del clarinete y el cello con el piano arpegiando y completando cada frase musical, cada idea.

Imagen 7

IMG_6674 - Versión 2

Y  comienza a llover y las yedras del muro de casa se llenan de miles de gotitas que resbalándose van lentamente cayendo.  Las carnosas hojas de las Echeverias de la terraza, las hojas enrojecidas del haya de la pradera, las gotitas que de los tilos se lanzan, las prímulas caladas y transparentes. Lluvia  verde que cae sin parar a un ritmo misterioso pero tranquilo y un sonido bellísimo que conmueve a todo el que se para un rato a contemplar la pradera.

IMG_2081  IMG_3480

Movimiento y agua sobre movimiento y sonido, fundidos sobre mí en color verde yedra. Sobre mi, que tranquilamente me dejo llevar y mojada disfruto del momento. Mirando lo que pasa , el ritmo, el color y la lluvia, como nos cuenta John Berger en este texto de su ensayo “Algunos pasos hacia una pequeña teoría de lo visible”. Será posible, me pregunto descifrar su cadencia y ritmo,  y escribir sobre ellas , gotas de lluvia, una partitura, una poesía, una canción.

Imagen

images

IMG_3483

” Estás tumbado al sol en la hierba. Sobre ti hay un haya. Una ligera brisa mece las ramas más finas y agita las hojas. Desde lejos, este movimiento constante de las hojas parece nieve verde cayendo delante de la superficie verde del árbol, igual que en tiempos parecía caer nieve plateada delante de las pantallas grises de los cines.

IMG_2006

IMG_6691 IMG_3543

Con los ojos semicerrados miras hacia arriba. Los tienes semicerrados porque estás mirando fijamente. Una rama se prolonga más que otras. Es imposible contar las hojas que tiene. El cielo azul que ves a través y alrededor de estas hojas es como el papel blanco entre letras y palabras. Parece que su distribución contra el cielo no es arbitraria. Te preguntas de pronto si no será posible explicar su secuencia como uno puede explicar la secuencia de las letras y de las palabras en un libro. Entonces descubres una imagen, que, como un buen profesor, da dirección a tus confusos pensamientos. Para poder llegar a existir, te dices a ti mismo, todo debe traspasar el centro mismo de la diana. Todo lo que no logra dar en el centro sencillamente no existe. Pero a menudo las palabras de un profesor se tornan decepcionantes cuando desaparece. Así que vuelves a intentar comprender por qué puede decirse que esa rama representa la totalidad de la primavera… Pensado así es posible que seas un filósofo, pero no creo que seas un pintor”.

IMG_1863

IMG_1691

Imagen 1

IMG_1694

Y si, tengo los ojos semicerrados para que lo que miro, permanezca un poco tiempo mas, persiguiendo siempre la silueta , la de la gota que rauda corre muro abajo, entre hojas mordisqueadas por los caracoles que siempre viven cerca de la puerta de casa. Y también como dice John,  pienso que todo lo que no logra dar en el centro no existe, esta lluvia habita, sin duda para mí, que mojada hasta los huesos me siento, como hoja de hiedra salpicada de lluvia, ozono y luz. John  Berger es un critico de arte, pintor y escritor de difícil definición, entre ensayista y poeta . Largas frases al modo de Proust, y la sensibilidad de un artista especial, con una profundidad de mirada que  trasciende la realidad, llevándonos a círculos de pensamiento concéntricos alrededor de la belleza, siempre en su busca. Y  encuentras una imagen, profesor de tu pensamiento, que es capaz de en si misma, fundir la primavera, la lluvia y el cielo, el amor y la vida que verde desde las  gotas  de las hojas  de este haya mágico, se desploman sobre mi. Rachear su camino con mi aliento quiero,  como las gotas al estamparse contra el cristal del salón, sobre la rugosa corteza de mi piel, así en movimientos y frases dignos del mismo Brahms.

brahms_j_trio_op_114_pp_steegmRv4

images

Y cuando meditas un rato , sumergida en esta melodía, tienes ganas de formar parte del concierto que a tu alrededor se va poco a poco organizando, pasas de la placentera actitud de sentir la lluvia y mojarte a querer llevar la melodía de alguna de las estrofas que  Brahms compuso. Una melodía llena de melancolía y ternura como la lluvia, con gotitas que miran siempre al infinito del que nacen,  y que contra nuestro cristal se chocan  dejando “ divinas heridas de diamante”.Tienen las gotas, un vago secreto de ternura,.. así hablaba Federico. En un besar azul que recibimos y que nos preña de frutos, de ilusiones y proyectos. Gotas que desde el infinito nos miran y que muchas veces cuando se chocan contra el cristal,  en tristeza mueren. Son poetas de agua vestidos, chorreando cielo , chorreando en nuestro cielo.

images

LLUVIA . Federico García Lorca.



La lluvia tiene un vago secreto de ternura,


algo de soñolencia resignada y amable,


una música humilde se despierta con ella


que hace vibrar el alma dormida del paisaje. 

 



Es un besar azul que recibe la Tierra,


el mito primitivo que vuelve a realizarse.


El contacto ya frío de cielo y tierra viejos


con una mansedumbre de atardecer constante. 

 



Es la aurora del fruto. La que nos trae las flores


y nos unge de espíritu santo de los mares.


La que derrama vida sobre las sementeras


y en el alma tristeza de lo que no se sabe.

 

El amor se despierta en el gris de su ritmo,


nuestro cielo interior tiene un triunfo de sangre,


pero nuestro optimismo se convierte en tristeza


al contemplar las gotas muertas en los cristales. 

 



Y son las gotas: ojos de infinito que miran


al infinito blanco que les sirvió de madre.

 

 

Cada gota de lluvia tiembla en el cristal turbio


y le dejan divinas heridas de diamante.


Son poetas del agua que han visto y que meditan


lo que la muchedumbre de los ríos no sabe.

 

 

¡Oh lluvia silenciosa, sin tormentas ni vientos,


lluvia mansa y serena de esquila y luz suave,


lluvia buena y pacifica que eres la verdadera,


la que llorosa y triste sobre las cosas caes! 

 



Mi alma tiene tristeza de la lluvia serena,


tristeza resignada de cosa irrealizable,


tengo en el horizonte un lucero encendido


y el corazón me impide que corra a contemplarte.

¡Oh lluvia silenciosa que los árboles aman


y eres sobre el piano dulzura emocionante;


das al alma las mismas nieblas y resonancias


que pones en el alma dormida del paisaje! 


IMG_8097

IMG_8099

Y con John vuelvo a coincidir esta mañana:  una rama muestra la totalidad de la primavera, cuando, lejos de ser una rama más, una lluvia más, un conjunto de gotas que sobre mí resbalan, son las gotas que verdes arraigan en mi jardín, en mi imaginación . Quiero como John dibujarlas en un papel,  un poema rimar, interpretando al piano un precioso trío de Brahms, …mientras la belleza nace y se concentra ahí, avanzando  tranquila sobre el cristal. Das al alma  las mismas nieblas y resonancias que pones en el alma dormida del paisaje, mientras tranquilamente llueve.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=v_eIaF7MdsY&w=560&h=315]IMG_6735