Entradas

La estrella verde de Teresa

 

Estábamos a punto de celebrar las fiestas navideñas cuando nos enteramos del fallecimiento del p. Rómulo Cuartas,subdirector de la Universidad de la Mística, CITeS de Ávila. El dolor por la perdida de una persona tan querida se juntaba de manera impresionante con el bullicio y la alegría de las fiestas.

Rómulo era un padre carmelita colombiano lleno de todo el carisma de nuestra Santa, afable, simpático y amistoso. Junto con el actual director, J. Francisco Sancho Fermín fue el verdadero constructor del actual CITeS, no sólo en su aspecto material sino sobre todo en el espiritual.

La herencia  de Santa Teresa que mas nos deslumbra y que nos ayuda incluso hoy siglos después de su vida, es todo su pensamiento, la espiritualidad, la experiencia de fe y de amor que da forma a un castillo brillante y transparente. Al leer sus palabras y comenzar a vivir con ellas, el castillo se levanta en nuestro interior, al modo de Teresa. Pero para habitar por dentro, tenemos que conocer lo que nos dice, conocerla a ella en profundidad, aprendiendo a entender su manera peculiar y antigua de expresarse. En este aspecto de aprendizaje  y formación la Universidad de la Mística se alza como una verdadera aliada para sobrevivir de manera mas profunda en este momento tan convulso donde la falta de creencias, la apatía y el materialismo nos deja huérfanos de nuestro principal tesoro personal, la espiritualidad que nos hace hombres.

En este sentido, Rómulo ha ayudado a levantar el castillo interior de miles de personas que desde todo el mundo acuden  presencialmente y de manera virtual a las clases, masters y congresos que se suceden en la programación de la Universidad. Con todo el espíritu de apertura de Teresa y Juan a todas las personas al margen del sexo, espiritualidad y nacionalidad. A personas consagradas y laicas, familias y estudiantes, que se nutren de todo lo que allí se explica, se estudia y se hace vida.

 Todo este ideal de entrega del patrimonio eterno de Teresa, tomó forma y cuerpo en una estrella, con la misma silueta de la Universidad. Un estrella que como la de Belén nos ilumina y con sus muros verdes se levanta en la misma huerta del Monasterio de la Encarnación donde la Santa vivió mas de media vida desde que con veinte años llamó a la campana de la puerta, huyendo de la casa de su padre que no estaba de acuerdo con su ingreso en el convento.

Estaría Teresa a ratos caminando por estos lugares, meditando con la hermosura del campo, las flores en primavera y las puestas de sol sobre la muralla. Los actuales jardines de la universidad que tanto deleitaban a Rómulo se levantan sobre estos momentos teresianos, llenos de naturaleza y contemplación, por donde hoy en día viven y disfrutan cientos de personas que viven entre los curvos y recios muros de la universidad.

Solía Rómulo explicar de manera sencilla, muchas veces con imágenes y demostraciones, lo que acontece dentro de nuestro interior, habitado por un amor que se desborda. Dedicó su vida dentro de la orden del Carmelo descalzo para acompañar en la fe y descubrir a miles de personas, por todo el mundo, el paisaje de su propia alma y el paso del Señor por dentro, siguiendo las huellas de Teresa y de Juan.

Ávila cuenta con la única Universidad de la Mística del mundo y en esto todo el legado de la Santa es nuevamente pionero, en un mundo tan necesitado de volver a la espiritualidad. Digo volver, porque el gran patrimonio de nuestra propia fe es enorme, y lleno de profundos surcos de vida y de renacimiento interior. Parece que hoy en día cuando hablamos de meditación, palabra tan utilizada, nos vamos a las tradiciones budistas y de otras religiones orientales porque, desconocemos el grandísimo legado de nuestra propia espiritualidad, que tiene en Teresa de Jesús una maestra de vida y de oración, completamente idónea para la vida actual con todas sus complicaciones y oscuridades.

Al poner la lista de lugares teresianos en Ávila, junto con la Casa Natal ( La Santa), el Monasterio de la Encarnación y el Convento de San José, aparece la Universidad de la Mistica como la estrella y el faro de las palabras y la experiencia de Teresa a todo el mundo. Un faro que mira al presente y se enfrenta al futuro, enseñando, ayudando a leer y profundizar en todo lo que los místicos nos dicen y que tiene tanto predicamento y vigencia hoy en día.

La Universidad de la Mística es una estrella verde en medio de la huerta amada de Teresa, y Rómulo ha sido y sigue siendo, el farero que ilumina a miles de personas, buscadoras de la verdad.

 

Estamos en estos días preparando el encuentro con la poesía japonesa y los haikus en la Casa de la Poesía Juan de la Cruz y me encuentro inmersa en este mundo fascinante de la cultura nipona.

Muchas de las manifestaciones culturales y vitales de Japón han ido entrando en la civilización occidental para quedarse: la comida asiática con el Sushi llena de restaurantes y puestos de comida los supermercados. Palabras y actividades como el Origami , la papiroflexia está atrayendo cada vez a mas personas, lo que Unamuno llamaba cocotología o el arte de construir pajaritas de papel. Los libros de Murakami son top ventas en las librerías y muchos de nuestros hogares van siendo decorados con toda la filosofía del minimalismo de Feng Shui con su lema sencillo y claro: “menos es mas”. Los dibujos animados japoneses Manga con Oliver y Benji han sido los cuentos de un montón de generaciones de españoles, los bonsáis llegaron con fuerza como elemento de vida natural en medio del salón de casa desde que en los años 80 se pusieran de moda por la afición a cuidarlos y coleccionarlos del entonces presidente Felipe González.

Me planteo un poco todo este “sunami” oriental y las causas de la fascinación que suscita no solo entre nosotros sino en todo el mundo occidental. Creo que se basa en algo muy sencillo y a la vez muy espiritual como todo lo que hacen y piensan, y se reduce en un verbo: “quitar”. Tendemos a acumular mil cosas, mil pensamientos, mil actitudes en occidente, en un ansia a veces imparable por el cambio y el movimiento de todo que llega en muchos casos y millones de personas a la desorientación y la ansiedad. Queremos hacer, conocer, tener, oír, leer a un ritmo mas acelerado del que nuestra vida nos permite con su trabajo, quehaceres y familia. Todas las actividades, tradiciones y artes que vienen de Japón se basan en este principio de la simplicidad del que ha sabido quitar tantas cosas para disfrutar con pocas de la vida.

Voy ahondando un poco mas y me encuentro con los japoneses en su verdad construida en parte muy importante por sus dos tradiciones religiosas, el Sintoismo y el Budismo Mahayana. El sintoísmo, originario de Japón no tiene libros sagrados al estilo de las Sagradas Escrituras. Sus dioses “ Kami” los encuentran en los fenómenos como la lluvia, el viento, que interrelacionan interiormente con la misericordia o la fertilidad .Las personas al morir se convierten en Kami y son venerados por su familia, personas que se consideran desde su nacimiento buenos, honrados y nobles.

La espiritualidad budista aporta también a este corpus del alma nipona elementos fundamentales. El budismo mas que una religión es una forma de vivir que trata de eliminar todo sentimiento vital insatisfactorio mediante la practica de la meditación como motor base de todo este viaje interior transformante.

Este sustrato cultural ha ido construyendo unos pueblos muy diferentes a los occidentales y a los que miramos con mucho interés. Así estos días estoy analizando cómo son los niños nipones y cuales son las bases de su educación. En los colegios se enseña a los niños a ser independientes, a aprender a ir solos de casa al cole, a hacer la mochila adecuadamente, a hacer las tareas cotidianas necesarias en el cole como barrer, quitar el polvo, cuidar las plantas, atender en el comedor y limpiar las basuras de los bosques, los parques o las playas. Así es como van aprendiendo los principios básicos de la convivencia que ya van a marcar su vida, la honestidad sabiendo comportarse decorosa e íntegramente tanto con los demás como consigo mismos, el respeto a todos sin discriminaciones, la solidaridad dando parte de su tiempo a otras personas que los rodean, la humildad conociendo las propias limitaciones y la paciencia del que aprende a esperar.

Reforzamiento de los valores personales y cívicos, y un deseo de tener poco y disfrutar de cada momento, así lo hacen en medio de las maratonianas jornadas laborales que llegan a producir hasta enfermedades y muerte por exceso de trabajo. La felicidad está en las pequeñas cosas de cada día y en la estabilidad interior y la paz de espíritu.

 

Todo esto que he ido exponiendo de condensa en un tipo de poema tan esencial y breve como profundo y hondo, me refiero al Haiku. En pocas palabras, tres versos sin rima, con un esquema 5, 7, 5 se puede decir mucho, hacer verdaderas obras de arte. La forma básica de haiku se reforzó y se llenó de espiritualidad con Matsuo Basho (1644-1694), que fue un monje zen budista que estuvo toda su vida de viaje aprendiendo de la naturaleza, dejándola ser la protagonista y llevando su escritura hasta el mínimo de expresión y de contemplación.

Pretender en estos días aquí en Ávila ir por este camino de escritura de la naturaleza  es algo al menos refrescante. Me permite ver todo como muy prescindible, arranca el deseo de organizar mi casa al método Konmari , coger un rama, dos flores, tres hojas y una piedra y comenzar a recrear la naturaleza en un ikebana sencillo y verdadero, lo que veo por dentro de mi. Hacer esto con palabras escribiendo haikus, intentarlo al menos siguiendo lo que Basho nos dijo,… “ no sigas el camino de los antiguos, busca lo que ellos buscaron” . Nos apunta esto algo que tiene que ver con el verbo perforar, mirar contemplando la naturaleza para ir mediante un ejercicio de quitar tanta cosas hasta lo que subyace, lo que me hace persona y donde está en fondo de mi equilibrio y felicidad. Escribimos haikus aquí en Avila, y nos vemos con todos los que quieran venir a compartir en la Casa de la Poesía.

DANIEL FARIA Y JUAN DE LA CRUZ

 

Un día en una entrevista preguntaron a la poeta portuguesa Sophia de Mello Andresen, cómo definiría la poesía de su compatriota Daniel Faria, ella comentó:” Sus versos ponen el misterio a resonar alrededor de nosotros”. Algo así debieron pensar los lectores, los amigos y seguidores de Juan de la Cruz al leer sus versos. Misterio que sale de la oscuridad de la vida, del fondo de cada uno.

La inauguración esta tarde de la Casa de la Poesía Juan de la Cruz en la Universidad de la Mística arranca con un coloquio sobre Faria con expertos en su obra, traductores y su editor, poetas y todo aquel que quiera acercarse por allí. La voz tan personal y rasgada por la luz de Daniel se va a entremezclar ya desde hoy de manera oficial con Juan. Y sabemos que en la mesilla de su celda del monasterio de Singeverga, estaban las obras de nuestro Santo con los libros de Santa Teresa. Un buscador de hoy en día, un poeta, un místico como Juan, con una obra valorada por la critica y los lectores de todo el mundo.

La aventura poética es algo intemporal en el hombre, desde la Antigüedad siempre hemos querido cantar, poner en palabras y versos lo que vivimos, sentimos, aquello que nos define como hombres, la parte donde vive la sensibilidad, donde pasar largos ratos persiguiendo la luz, habitando en el silencio, quemándonos en el fuego abrasador que es la vida y todo su trajín.

Decía Daniel en una de las únicas entrevistas que concedió en su corta vida, murió con 28 años en un accidente fortuito en el monasterio, que escribía y compartía sus versos para los demás, sabiendo que al publicarlos aparecía en su alma un proceso de desamor, se daba por finalizado ese dialogo amoroso que es la escritura. Los poetas viven tantos días con sus palabras, duermen con sus rimas dentro de sus ojos, el poema está vivo y cuando sale, comienza un proceso de liberación, algo así como cuando a un pájaro le abren la puerta de su jaula.

Reconozco mi admiración por Daniel desde aquel día que leí su poemario “Hombres que son como lugares mal situados”, sin saber nada de él, en esa forma de acercarme a la poesía sin ningún tipo de condicionantes, sin conocer al autor, ni su biografía, sólo ligada a los versos. Estuve varios meses con él en el bolso, y me sorprendían mis hijos llevándose los versos de Daniel por todas partes. Luego, bastante tiempo después intenté saber quien era, y me encontré con la sorpresa de saber que era un monje, un novicio benedictino, arrastrando con sus palabras tanta energía, con un lenguaje lleno de sencillez, pero totalmente libre y alternativo en el pensar, sus imágenes rotundas y radicalmente novedosas. Un poeta portugués que tras sus estudios de filología y su paso por el seminario, determinó que debía entrar en la orden de San Benito, por un empujón mas que por una llamada. Allí vivió esta vida como propia, la pobreza y el trabajo en las huertas le recordaba su infancia campesina en Mouritz.

 

Desde niño solía perderse de vez en cuando a recoger piedras. Al comienzo del poemario de Hombres…, que él describía como unos versos nacidos en un momento de fuerte iluminación días antes de entrar en el monasterio, comienza a hablar,.. “ Examinemos a un hombre en el suelo/ Comprobemos la transformación de un hombre en la tierra/ su naturaleza tan diferente de la lava, su manera mineral/ de dormir./ … Interesa también la piedra que él agarra como alimento/ Piedras como elementos inmutables, restos de la creación que contienen en si el devenir, la vida y el alimento, por unirnos, al tomarlas en las manos con la tierra en su movimiento de milenios, lluvias, flores y sal.

Avanzar por los caminos de las poesías intemporales como estas es algo así como cantar un sonido eterno que nos une y nos lleva. Esa obediencia al compartirlo, ese sentimiento de pertenencia al universo, el verso eterno que llevaba al Amado de Juan, a recorrer montes y collados y a cantar cada movimiento del vuelo de la paloma que sobre el nido revolotea.

Así en estas poesías volveremos a ejercer de hombres, poniendo en marcha lo mejor de nuestra naturaleza y de nuestro interior. Sintiendo esa profunda colisión que los versos provocan por dentro: Interesa entender los motivos de la colisión, si tal vez/ ha masticado la piedra hasta mezclarla con la sangre…

Con Daniel y con Juan, aparece ese hombre en su lugar, que se encuentra con su espacio y se desarrolla en todas las dimensiones de su propia naturaleza, poética, vivencial, única y relacional.

 Articulo publicado en el Diario de Ávila. 15 de noviembre 2018

Ya está en el aire la página de la Casa de la Poesía en Facebook para poder compartir y estar en contacto. Así podremos compartir nuestras poesías, reflexiones, propuestas de lecturas, agenda, actividades relacionadas con la poesía. Una nueva iniciativa que se gesta dentro de ls Universidad de la Mistica, CITeS.

 

 

Siempre que tengo ocasión de hablar con alguien no dejo de ir al terreno de la poesía porque siento que es algo más que una expresión en palabras del alma de cada uno: es una invitación a desarrollar lo que como hombres nos define, la sensibilidad, el pensamiento, el conocimiento y el arte. Una posibilidad de desarrollarnos de manera más profunda que la simple educación académica, cívica o festiva. Reflexión vital que va siempre de la mano del deseo de compartir cada verso.

Leo mucho a Juan de la Cruz sus poesías y sus cosas. Y me impresiono al ver que en Ávila nos encontramos con él a la vuelta de cada esquina. Aparece la ciudad en el fondo; los años en la Encarnación con Teresa unieron sus vidas, sus almas y su obra, como se ve en la sintonía tremenda entre ellos, esas poesías que parecen haberse compuesto entre los dos, y que así lo fueron. Permitirme que grite algo que me hace mucha ilusión: ¡Ávila es también la ciudad de Juan, el poeta más sublime de todos los tiempos! … ¿Y no tenemos ni un templo dedicado a él?

A veces la vida te da una oportunidad que es un regalo bellísimo, en este caso la creación de una Casa de la Poesía en la Universidad de la Mística, una casa de Juan de la Cruz, su casa aquí en su ciudad. ¡Qué impresión, abrir el próximo día 15 de noviembre a las 19,30 sus puertas! Podremos así encontrarnos con él, con su sublime obra, con todas sus enseñanzas y sobre todo con su confianza en nosotros, su mirada ilimitada en el hombre y la expresión de su alma. En su casa hecha de palabras y de versos, luz del sol, cristalina fuente, llena de praderas florecidas.

Cuenta el padre José Vicente Rodríguez, uno de los mayores expertos en Juan de la Cruz que nuestro Santo escribía poemas para personas concretas, en relación con ellas y su vida, y después de conversar juntos y de conocerse, metía en su bolsillo un billetico con un poema para que estos versos le abrieran a ese amigo las puertas de su propio corazón, para que las rumiara en silencio muchas veces. El testimonio de una hermana María de la Cruz es tan bello como el poema que Juan escribió para ella y que se acaba de conocer tantos siglos después: “Si de mi baja suerte,/ la llamas del amor tan fuertes fuesen,/ que absorbiesen la muerte, y tanto más creciesen,/ que las aguas del mar también ardiesen”

Cuando comenzamos a plantear esta nueva Casa de la Poesía, este lugar de Juan, queríamos que su espíritu llenase todo. Un espacio para compartir esos Billeticos, esas poesías que nos conmueven. Las que hacen a cada día ser más bello y único, las que nos ayudan a caminar y nos reconfortan llevándonos a ese lugar hondo y profundo de nuestro ser. Billeticos para poner en el bolsillo de los demás también. Crear, disfrutar y compartir, tres acciones de las que se alimentará toda esta nueva Casa poética.

Juan nos enseña un montón de cosas. Y para mí todo su predicamento parte de algo que configura el alma de cada ser, su mirada. Aprender a mirar es lo primero que debemos practicar, abrir las puertas confortables de nuestra vida y dejar que todo lo que nos rodea comience a vivir también dentro. La naturaleza, los collados y los sotos, el ciervo y la paloma. A mirar también a los demás. Una disciplina esta de la contemplación que está en la base de toda composición poética esencial, algo tan necesario hoy en día como lo era en la época de Juan, porque pone las raíces en lo que somos, hombres, algo más que ciudadanos, vecinos y masa. Y nos sitúa a los poetas y lectores en el terreno del arte como expresión de la vida.

La Universidad de la Mística con esta nueva Casa continua en su andadura como centro de conocimiento, profundización y sobre todo de vida y experiencia. Y su manera de proceder en cada actividad y propuesta con tanto respeto por todos y capacidad de apertura para cualquier persona, hacen que en esa estrella verde que vemos al lado del Adaja haya la tierra más fecunda para todo esto.

Poder compartir, aprender, encontrarnos poetas, lectores, amigos de la poesía, profesores y expertos, vecinos, abulenses y ciudadanos de todo el mundo, es desde luego un precioso regalo.

Abrimos la Casa del Poesía Juan de la Cruz, el día 15 de noviembre a las 19,30 h, con la presentación y coloquio sobre un poeta muy especial, Daniel Faria, una de las voces mas sorprendentes de la poesía portuguesa actual. Con sus poemas llenos palabras rasgadas, llenas de mística cotidiana. Versos que nos acompañan en esta nueva andadura: hombres que son como lugares mal situados…

 

 

 

Oración en forma de flores por la paz.

Diseño floral del Encuentro Islamo-cristiano: construir la paz. Universidad de la mistica. CITeS. Ávila  17-19 noviembre 2017

     

En este mundo tan lleno de conflictos, atentados y guerras, donde la intransigencia se va adueñando de muchas conciencias, levanto estas flores y comparto con vosotros una oración por la paz. Flores con las que voy construyendo este diseño floral, flores que son ahora palabras con las que dibujar , con las que meditar un rato, con las que orar al Padre creador del Universo.

Hablar decía Teresa es orar,

descubrir que todo arranca de dentro,

que allí, en ese jardín del alma

es dónde tenemos que construir,

plantar y cultivar la paz.

 

Encuentro y vida,

arrancando a caminar por otras sendas,

sintiendo que mi camino se parece al tuyo,

que mi interior está pintado con los mismos colores

que el tuyo, ahora que te tengo cerca, hermano.

 

Hay un lugar que es la cima de un monte

poblada de musgos , desde donde a veces

puedo ver lo que hay tras las ramas,

el cielo recortándose sobre el sol.

Desde donde tu también oras

y te encuentras con tu ser.

 

Cima para escalar y para construir sobre ella,

un refugio del espíritu,

arrancando la escalada violenta que arrasa la esperanza,

ayudando así a otros a caminar.

 

Fondo bajo el agua, sintiendo la inundación

de vida que recibimos,

si como hojas nos tendemos y abiertos

vamos cambiando y aceptando nuestro propio color,

el que desde el origen nuestro Señor nos ha pintado,

el colorido de nuestra piel y nuestra canción.

 

Son las ramas, velas de verdura,

orando por todos en su pequeñez,

elevando la voz, flor a flor,

en cada hoja roja , en cada brote verde,

el otoño rotundo y radical que vive

en cada mirada de paz,

construyendo puentes,

transformando el corazón.

 

 

img_3392

Este año, al pensar en cómo celebrar las fiestas de Santa Teresa, el día 15 de octubre, determiné hacerlo con flores, hojas, piñas,velas, compartiendo con otras personas lo que Teresa nos dice. Dejando a su mensaje el protagonismo de la fiesta, a sus palabras y  cómo estas actúan, se mueven, sintiendo que están vivas dentro de sus amigos.

img_3224 img_3223 img_3222 img_3219 img_3215 img_3434 img_3433 img_3428

 

Poder reunirnos y hacer entre todos, con sus palabras un pequeño jardín otoñal, en forma tan redonda como una tarta de cumpleaños, meditando sobre la manera de entrar en este lugar que siendo nuestro, muchas veces tiene la puerta cerrada,nuestro interior. Practicando en grupo el recogimiento teresiano, cogiendo en las manos las flores como las llaves de arranque de todo.

img_3270  img_3286img_3274img_3278

He hablado estos días dirigiendo los encuentros, recubierta de todas las enseñanzas que Teresa sobre mi ha vertido desde que sus libros cayeron en mis manos hace ya muchos años. Una capa de amistad, cariño, pasión, valentía, coraje, ganas de vivir, amistad, ternura, … que sobre mis hombros ha estado. Una capa que he realizado con hojas de Partenocisus, de Liquidambar,  de Roble, Nandinas, Brásicas, bayas de viburnum, de Hedera.

Entre las flores, en medio de toda la naturaleza regalada para nuestro disfrute he descubierto que  no podemos hablar de estas cosas que cambian la vida y el interior de las personas de manera convencional, casi como a escondidas. Hay que hablar , y dejar que toda la pasión como un huracán nos azote y nos impulse a caminar, a comunicar, a compartir, a decir. Y sobre todo a dar mil gracias por sentir así, por vivir momentos así.

img_3532 img_3528 img_3521 img_3513 img_3508

Ahora siento que calada me ha dejado. Todas las flores, los arreglos redondos con sus Lisianthos mirando al cielo , con ese movimiento tan espiritual, las Gerberas de la amistad, las Margaritas de la oración, las Matricarias de la sierra florida llena de olor, los Aster del jardín, las  Astrantias,  el musgo que recoge las gotas de agua de la lluvia, el Eucalipto que perfuma al caminar, el Brezo rosado, las manchadas Astroemerias, los Crysanthemun verdes como destellos de vida en medio del mundo, el Sedum desteñido del rosa en el marrón para posar la vista a ratitos, las brásicas…. Todo como lluvia a caído, y ya siento que el jardín está mucho mas lleno de luz, amistad, consuelo y alegría que antes. Que juntos hemos  dejado que se construya un nuevo lugar lleno de flores y hojas otoñales a donde poder volver cuando estemos tristes, alicaídos,.. O  cuando esté en paz y llena de emoción,… cuando me sienta sola,… o cuando quiera recogerme y sentir la soledad. Y volveremos allí sólo al cerrar los ojos y recoger nuestro espíritu, usando las flores que ya viven dentro de nosotros como las llaves de todo, las que aceleran la vida, dándola emoción. Un arreglo en forma de circulo que hemos terminado todos creando juntos, una oración que como nos dice Teresa termina en regalo para los demás.

 

img_3375 img_3364 img_3361 img_3359 img_3356

Celebrar las fiestas con flores y cosas naturales dándolas este sentido experiencial, es un verdadero placer. Reunirse con otras personas, buscar la paz, el silencio, el recogimiento, y dejar nuestro interior en equilibrio, con los sentidos abiertos, gozando de todo y viajando por todo lo que vamos sintiendo. Cogiendo las palabras de Teresa y dejando que ellas nos lleven, surcando sobre su sentido, dejando que su poso encuentre su lugar, lentamente.

Oímos un lírica aria del oratorio ” Requiem ” de Andrew Lloyd Webber, compuesta en 1985, interpretada por la soprano noruega Sissel. “Oh Pie Jesús“,… piadoso, dulce, amable, Jesús. En este jardín del interior, tu habitas, jardinero del alma.

La creación comienza a levantarse dentro de nosotros, lo vivido, observado, pasado, olido, visto,… la hermosura de los montes, los ríos caudalosos que se  despeñan, las cumbres nevadas, los arrabales llenos de flores primaverales, el cortante lleno de cardos de la pendiente, los bosques de castaños llenos de color, el limpio color blanco del pétalo de una matriarca pintado de su dulce olor….todo ya está dentro de nosotros. !Oh Buen Jesús!, en todo sentimos tanto, y respiramos hondamente al decirlo así,… “en todo estás también tu”. El amigo de Teresa, el jardinero de nuestro corazón.

FELICIDADES TERESA, este año estoy vestida de fiesta para la ocasión.

img_3404

 

 

Saludo a todos los que me acompañasteis en esta fiesta con flores, en Ávila,  en la Universidad de la Mística, en el Monasterio de la Encarnación, en la Parroquia de San Pedro Bautista. Gracias a todos, amigos !!!!

“… cualquier desasosiego y guerra se puede sufrir con hallar paz adonde vivimos” 4M 1,12.

img_3427

CONGRESO INTERNACIONAL ” MISERICORDIOSOS COMO EL PADRE” Universidad de la Mistica. CITeS. 5 al 11 de septiembre 2016. Ávila.

img_1355
Poder utilizar las flores y todo lo natural para poder expresar ideas, sentimientos y oraciones es algo que realmente me impresiona cada día mas. Creo que aportan a las palabras un trasfondo grande y profundo que hunde sus raíces en nuestro interior. Entran a formar parte de lo vivido como las raíces de las algas en una aventura de buceo al fondo de una charca. Te abrazan, y sientes que ya no puedes quitártelas de encima.

img_0805

Estaba este verano descansando en el campo.  Y así como otras veces,  el volver a vivir de manera sencilla con mi familia y en pleno contacto con lo natural desataba un motor de energía creativa, y mis libretas se llenaban de escritos, poemas y dibujos, este año no ha sido así. Todo lo que me impresionaba mas profundamente sentía que estaba en mi interior, en lo mas hondo  y  que era incapaz de crear algo distinto, sólo quería estar ahí , sentada sobre cualquier lugar con los ojos casi cerrados, porque lo verdaderamente único ya estaba dentro. La observación pasaba muchas veces del exterior hacia mi, miraba dentro y me quedaba maravillada con todo. Sin palabras, así me quedaba. La brisa que pasaba, estaba dentro, el canto de los pájaros, el lento caer de alguna hoja, el alborotado crujir de las chicharras en las horas de calor,…todo iba pasando sobre el silencio que se llenaba de sonidos y de vida. A oscuras.

img_0823

Sin palabras la anfitriona

El invitado

y el crisantemo blanco

Oshima Ryota ( 1718-1787),… este haiku venía una y otra vez como un eco sobre la superficie de mi memoria, como en ondas sobre el agua,… sin palabras,…

img_1734

Así sentía  que los diseños del congreso que estaban en mi mente,  tenían que mostrar un poco este proceso también. Esto se añadía a todo lo trabajado antes de haber venido  al campo, a todo lo compartido con los organizadores del congreso. Tenía que mostrar de manera clara el regalo que sentimos simplemente con vivir. El sentirnos acariciados, en medio de la naturaleza que con sus brazos abiertos, con su eco infinito no sólo nos acoge sino que con sus manos-raíces-ondas-olas penetra dentro de nosotros e inunda nuestro estanque interior. Lo trascendente de la existencia, de la nuestra en flores; el regalo de la fe, de sentir que toda esa hermosura creada en un momento dado, se comienza a levantar dentro de nosotros, cuando somos conscientes de que esto es para nosotros. Ya no somos sólo los que nos maravillamos de lo creado, las montañas, los ríos trotando, el tembloroso color de un pétalo mojado,  somos lo creado, participando de su belleza y valor. Y en este descubrimiento, sentimos que nuestras rodillas tiemblan. Adoramos todo y somos y así nos sentimos, adorados.

img_1343

En este momento, podemos cerrar los ojos y la meditación de convierte en nuestro equilibrio vital.Volvemos al estanque este, el rincón del mar, la charca, el canal del riego, la acequia, el río en crecida, el agua que brota de la fuente, y así, cada día. Y damos las gracias al sol que se columpia sobre la superficie del agua, al viento, al aguacero, la nieve y la ventisca que  hace florecer nuestro ser. Equilibrio y silencio, al encontrarnos en nuestra verdad, y ser capaces de ver también a los demás en su belleza, lejos de artificios, y ropajes sociales.

img_1344

Mi meditación en estos días de descanso se ha ido muchas veces al lado de mi amigo Juan de la Cruz. Me he sentido tan acompañada, tan cercana con él, desde que he leído sus cosas profundamente, en silencio, dejando que el tiempo se resbalara en cada palabra,… y ya no puedo dejar de hacerlo. Le decía,! oh, Juan, amigo!,  como tu, necesito también salir por ahí para sentir en el campo que Dios se manifiesta en mi vida, que Dios está vivo y me abraza, que su santuario está ahí, y que sólo ahí entre los árboles, y los peñascos, las cortantes, y los prados le encuentro, y va poco a poco entrando tan dentro que luego ahí se queda. Araña de raíces mi charca, enturbia cada momento y lo convierte en verdadera vida agreste y rica. Y así es posible, !Oh Juan!, que cierre los ojos, en mis días de descanso, y haya mas naturaleza dentro de mi interior que fuera. Y te pueda entender mejor, cuando estabas en aquella minúscula celda húmeda y salvaje y vivieras a la vez  en medio de la naturaleza mas bella jamás creada, el escenario del amor sublime del Cántico Espiritual. Humanidad descarnada, bajas pasiones en los que te humillaban, envidias, rencor, junto con el amor mas sublime que en tu  estanque florecía, y la Hermosura de lo creado sólo por amor y en amor conservado mas allá de los limites del tiempo y del espacio.

img_1122 img_1120

Misericordia,….. meditaba, para llevar mis diseños florales a un proceso mas depurado tras este verano. Misericordia,….. esto es así.

Y la necesidad de parar un poco en nuestra vida para recoger este regalo que nos cae como gotas cada día, calando nuestra existencia. Gotas llenas de vida y de verdad.

fullsizerender

Agua y vida que se nos regala y nos cala y cae sobre nosotros. Eso es para mi la misericordia, lo que he intentado mostrar con flores en este Congreso. Y cada gota de vida que cae, mas que resbalar sobre la piel, se hunde dentro, y lleva en si un momento vivido y el germen del amor ya para siempre. Germen, y raíz, que todo lo inunda. Porque en estas cosas el tiempo se dilata, de manera sorprendente. Tenía todo que caer, ser etéreo, lleno de vida. Y todo quería mostrarlo para todos los que fueran y vivirán estos días en la universidad de la mistica, en flores.

img_1132 img_1130 img_1127

Dalias y crisantemos, flores flotantes, flores del amor. Me fui al estanque de este precioso haiku,… sin palabras,… repetía,… sin palabras,…. porque realmente así sin palabras nos quedamos. Si Invitado,… sin palabras. Un haiku de una poetisa probablemente de una casa real japonesa del s. XVIII. En estos días se ha vuelto a decir algo que ya sabemos pero que es importante no olvidar: que todo se basa en un encuentro, que hay un Invitado, y de ahí arranca esta historia que desde luego, desde la fe es una historia de salvación. De mi salvación también , ahí está lo impresionante. Ahí están mis raíces agarrando fuerte el momento.

 

img_1669

Para poder realizar este diseño de gotas que caen llevando vida natural, he utilizado unas bolas transparentes con flores de Crisantemos uniflor Anastasias, de colores, y Dalias dentro. Estas bolas permiten poner un poco de agua dentro y así se comportan como pequeños floreros flotantes. Los colgamos de una estructura en forma de bola de hierro que habíamos pintado de blanco.

img_1654

Un elemento que quería destacar en el lenguaje era el de la alegría. Creo que cuando decimos misericordia y amor, junto a estos dos términos decimos siempre alegría, nos sentimos amados, aceptados, perdonados,…. en casa, acogidos,… y la manera de desarrollarlo fue con bolas de colores muy alegres que colgamos entre las flores. El resultado fue muy colorido. Lo pusimos a la entrada del CITeS para dar la bienvenida a todos los participantes y amigos de esta casa. Las flores naturales son estupendas para esto, siempre son las mejore anfitrionas que podamos imaginar !!!

img_1649 img_1653 img_1652

Si, El Invitado

Y el crisantemo, la dalia, el gusano, mis hijos, el chapoteo

tanto amor que no cabe en la superficie lisa y profunda

del mar cuando sobre la charca se posa.

img_1728 img_1719

Y el Congreso iba de misericordia, y de cómo nosotros también queremos y debemos seguir en esta estela, dejar que el agua fluya, la onda, la luz, el color. Si recibimos tanto dejar que de nosotros también se transparente algo, que algo caiga también. De ahí que el segundo montaje floral que diseñé estaba en la puerta del auditorio, y era parecido al anterior pero su lectura era muy distinta. Las bolas también caían, lo hacían de ramas de encinas cargadas de líquenes plateados con grandes y preciosos Crisantemos Anastasias  colgando de colores luminosos pero las bolas estaban hechas de musgo natural, con todo el lenguaje de vida natural y frescura.  Y aportaban agua y humedad al arreglo y soplaban sobre nosotros su suspiro, y encima de las flores pusimos unos preciosos helechos que pintamos de color blanco con unas pinturas especiales, para aportar ese mensaje de raíz que acoge, que queda grabada, que da profundidad a la mirada,… Aquí quise mostrar un poco nuestra aportación en el movimiento de la misericordia , casi un baile y cómo tenemos nosotros también que llevar el paso, bailar, dejarnos llevar, enseñar a los demás, disfrutar, aprender, compartir,… Y flotando sobre la fuente de granito del CITeS pusimos un grupito de flores que completaban muy bien todo el conjunto.

img_1748img_1732 img_1726 img_1744

En el escenario del auditorio pusimos un grupo de maderas recicladas, que después de estar una mañana con paciencia colocando y pegando, conseguimos dar la forma de una barca. Contamos con la ayuda del p. Jairo Gomez o.c.d. y de la cantante colombiana Dayana Gomez que estaba en esos días en Ávila para cantar y colaborar en el Congreso. Allí en el suelo dimos forma a la barca lentamente los tres. Simbología bíblica, barca de pesca, bellas  flores, iglesia constituida por pescadores, flores como medusas recién pescadas, las Anastasias,  complementadas con los Amarantos verdes que parecían como redes de pescar. Pusimos unos faroles allí en la orilla, llenamos todo de veletas para que en los momentos orantes el escenario tuviera una iluminación mas tenue y especial.

img_1804 img_1794 img_1774 img_1771 img_1761 img_1755 img_1754

En la capilla de la Santísima Trinidad, donde se celebraron muchas ceremonias, misas y conciertos, hicimos unos arreglos con maderas en colores naturales. Nuevamente me acordé de San Juan cuando cogí unos palos de madera de deshechos y realicé una cruz sencilla.

img_1711 img_1710 img_1707 img_1706 img_1699

Una semana con conferencias de grandes profesores, pensadores y estudiosos de todo el mundo, mesas de debate, encuentros  con personas de otras religiones. Conciertos, momentos de tertulias, compartiendo en fraternidad. Se desarrolló el II Festival de música mistica y religiosa, dirigido por Giuliana Cesarinni

img_1694images-1 images

Todo lo que hemos oído y vivido cae sobre todos. La suerte de contar con un lugar así como esta universidad que apuesta por este tipo de encuentros que aportan tanto al hombre de hoy tan necesitado de nuevas palabras y que encuentra en los místicos un paisaje nuevo y lleno de interés por el que transitar en su vida.  Un remanso en sus palabras, un estanque profundo en sus testimonios y vidas. Pero sobre todo la dicha de saber, que esto que cae, ya estará siempre con nosotros, si realmente los sentidos del alma los tenemos abiertos para recibir lo que es nuestro, para coger nuestra herencia verdadera. Asi sabremos cual es nuestra casa, y sólo con cerrar los ojos podremos volver a ella, buceando, sintiendo como las algas de lo vivido, nos golpean,sintiendo que no,…. no hay palabras.

El Invitado se encuentra allí, ….y allí sentimos que hay crisantemos blancos, blancos como una flor.

img_1451 img_1450 img_1449 img_1447 img_1445

Sin palabras, la anfitriona,

El invitado

y el crisantemo blanco

LA música de todo esto ,…Nuestro invitado y Pastor , …  la Cantata BWV de Bach 85.

A disfrutar !!!!

Ich bin ein guter Hirt,
ein guter Hirt lässt sein Leben für die Schafe.

Yo soy un buen pastor,
un buen pastor da su vida por las ovejas.

 

 

Unknown-3

Hay muchas cosas de la vida que no son para nada lo que parecen. Muchas veces decimos que algo es mas duro que una piedra y no sabemos que esto no es del todo así. Cuando hace años decidí que iba a estudiar prehistoria creo que en el fondo lo hacía por estos objetos a los que nos referimos como duros e inertes, a los que ya veía de otro modo. Al coger en mis manos un guijarro tallado sentía y aún hoy lo sigo sintiendo, una emoción profunda que no tiene nada de “ pétrea”, el tener cerca de ti, al estudiar con la mirada, tocándolo, dibujando y siglando, algo que utilizó un hombre hace miles de años provoca sentimientos realmente de alto voltaje. Nos une con la cadena esa que al origen de la humanidad y de la vida nos lleva. No es un libro de texto que cuenta qué pasó, eres tu con esa piedra tallada hace tanto y eres a su vez parte de todo, de la evolución, del origen, de la vida. Muy emocionante, de veras.

Un sentimiento parecido, de profunda fascinación creadora imparable de belleza es la que sienten algunos artistas, algunos escultores como los que tuvimos la suerte de conocer y compartir con ellos hace unos días en la Universidad de la Mistica CITeS de Ávila. Ilia Galán que dirige la cátedra C. S Lewis de artes, al comenzar la presentación dijo algo que resume muy bien de que va este arte tan sublime: va de tocar. Si, va de sentir que podemos no sólo ver la belleza de las líneas, el equilibrio, los colores fundiéndose , de las sombras de los materiales, de la siluetas y sus juegos de contrapunto, sino de su corporalidad que se nos entrega a los espectadores que queremos de manera imparable tocarlas y estar así un ratito, algo que desde luego no permite ningún museo. Un arte que es quizá, pese a su apariencia el mas sensual de todos, el mas cercano a nuestros sentidos que hacia las grandes moles de piedra trabajadas, se lanza.

073DE2E8-9728-3597-0ACAE4B5EEBB2CD4 26_05_15_expo_emilio_s (47) Unknown-1

Los tres escultores que allí mas que encontrarse, parecían hablar un mismo lenguaje que todos queríamos llegar a practicar. El abulense Emilio Sánchez tan conocido y admirado por su trayectoria tan ligada a la expresión de los materiales sacando de ellos el alma que llevan dentro y transformándose corporalmente en bellas esculturas, usando maderas que de sus quejidos sacan hondos cantares, hierros que se pulen como flechas hacia el cielo fundiéndose con la mirada, piedras que confunden su silueta con figuras de santos, de poemas, de canciones.

images Unknown-4 Unknown-2

El burgalés Alberto Bañuelos- Fournier con una obra tan monumental como lirica, y creo que decir esto no es una exageración para nada. Coger moles de piedras de toneladas, y estar con ellas conviviendo en la mente como sólo un artista puede hacer, es algo increíble y bellísimo. Vivir con ellas, nos contaba, estar siempre con ellas en la cabeza para sacar de allí el hondo sentido que él ve y siente, en un proceso creativo que nos contó en el que el silencio y la soledad se imponen como hábitat para esa relación intima, creativa y vital. Y de allí surgen esculturas enormes y tan grandes como mágicas que han admirado a miles de personas en todo el mundo por donde lleva Alberto sus creaciones, como en el Museo Nacional de Antropología de México DF donde juntó sus piedras con las de las culturas mayas, olmecas y aztecas y el publico sintió de manera especial que estaban como escritas en el mismo papel, que eran casi hermanas con miles de años de diferencia, apuntando todas al mismo lugar, el hombre que en su cabeza trabó todo y con ello durmió muchas noches.

images-3 Unknown-6 Unknown-5

Si todos ellos hablaron del fondo del libro de su vida, de su manera de entender la existencia y su pálpito sobre todo, fue Amador Braojos, con sus esculturas sobre piedras semipreciosas y con su testimonio de vida, viajes tras las rocas en las canteras y minas de medio mundo, el que con su vida de monje contemporáneo, nos explicó todo este universo de espiritualidad y escultura. Un discurso que encajaba a la perfección en esta universidad abulense que hunde sus cimientos en la experiencia mística. Dejar durante meses, años a veces, las rocas con toda su corteza reposar en su taller construido en medio del campo, cerca de los huertos y de las estancias donde medita y vive. Y luego, explicar cómo descorteza, sacando poco a poco, lasca a lasca el corazón de la piedra semipreciosa, cuarzos rosas, amatistas,…. que de momento parecen iluminadas desde una fuente interior profunda de luz, maravillándose, de su belleza, a la que mas que atacar hay que acariciar. Sentimos ese deseo de acompañarlo, de coger las piedras de las gravera y buscar allí lo oculto a los ojos y que sentimos que habita cerca, muy cerca.

images-2

Poder en una tarde de invierno compartir esta charla, entrar no solo en el taller de estos artistas de talla internacional, sino en su alma, fue un gusto de veras. Mi vocación y amor por las piedras siento que sigue intacta y me une no sólo con el pasado ese del que provengo dando estabilidad a mi vida sino al arte y al espíritu que llena de alegría y paz los salones de la mente y del corazón, disfrutando. Gracias a los tres y al CITeS, gracias. Se llenó todo de esculturas increíbles, tan pétreas, pesadas y voluminosas , guijarros tan suaves que aun creo que descansan en la mente de todos, ligeras, sublimes y llenas de gracia.

Unknown-7

Presentación del libro ” Un castillo lleno de flores” basado en el libro de Teresa de Jesús, ” las Moradas o el Castillo interior”.

Avila, Palacio de Congresos Lienzo Norte, 8 de mayo. 2015.

IMG_6522Para todos los lectores de este blog de” meditar con flores” que habéis ya entrado en este castillo lleno de flores, a base de meditaciones compartidas, músicas, y flores, os dedico este video de la presentación.  Así aunque nos separen muchos kilómetros, mares y montañas, continentes, vivimos por un ratito juntos este momento, con flores, música, las palabras de Teresa, entre amigos y familia. Un momento muy especial, una nueva morada, una nueva estancia a donde poder ir cuando me sienta un poco abatida,… a donde también podéis llegar vosotros y entrar. Bienvenidos.

 

IMG_6543

Aquí os dejo este video. Una puerta abierta al castillo de Teresa llena de flores, música y belleza. Con la música creada por Fernando Campillo para este libro, interpretada por una joven orquesta formada por alumnos del conservatorio de música de Ávila, levantamos el castillo. Con la presentación del p. Francisco Javier Sancho Fermín ocd. Las bellísimas imágenes de este libro de Jesús Gallo tomaron vida en el escenario.

Gracias a todos.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=w5Ir6FQWsX4&w=560&h=315]

Eventos

✖ No hay resultados

Lo sentimos, no hay entradas que coincidan con tu búsqueda.